Local

La tragedia interrumpe el descanso de los políticos

A las 21.10 horas llegaba a Barajas el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que disfrutaba sus vacaciones en Doñana (Huelva) cuando recibió las primeras noticias sobre el trágico suceso. Durante toda la tarde, se mantuvo en permanente contacto con sus ministros.

el 15 sep 2009 / 10:16 h.

TAGS:

A las 21.10 horas llegaba a Barajas el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que disfrutaba sus vacaciones en Doñana (Huelva) cuando recibió las primeras noticias sobre el trágico suceso. Durante toda la tarde, se mantuvo en permanente contacto con sus ministros, en particular los titulares de Fomento, Magdalena Álvarez, e Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. El accidente supuso el fin de las vacaciones para todos ellos, así como para el presidente del PP, Mariano Rajoy. "Como presidente del PP quiero expresar el dolor y el pesar de mi partido por tan trágico accidente", dijo.

Mientras tanto, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, conversaba telefónicamente con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre y el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz Gallardón, que también se desplazaron hasta el lugar del siniestro, con el objetivo de coordinar la respuesta de las autoridades. Asimismo, el dolor se dejaba notar en Canarias, región a la que se dirigía el avión siniestrado. El presidente del Gobierno de las islas, Paulino Rivero, también suspendió sus vacaciones en las islas para mantenerse al tanto de las consecuencias del accidente desde la sede de la Presidencia del Gobierno en Las Palmas. La Familia Real siguió de cerca los acontecimientos "consternada" y el rey Juan Carlos estuvo en contacto permanente con el presidente del Gobierno y con otros miembros del Gabinete, que le proporcionaban información puntual.

Pésame. La tarde fue también intensa para el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que recibió numerosas muestras de apoyo desde el exterior. La Presidencia del Gobierno portugués, el líder francés, Nicolas Sarkozy, el primer ministro británico, Gordon Brown, y la canciller alemana, Angela Merkel, trasladaron al Gobierno español sus condolencias.

Las señales de dolor se mezclaban fuera de España con las de preocupación por la posible muerte de ciudadanos extranjeros. El cónsul de Chile en Madrid, Carlos Montenegro, confirmó que al menos un chileno murió en el accidente. Además, cuatro pasajeros de nacionalidad alemana, de los siete que realizaron el cheking con Lufthansa para embarcar en el vuelo siniestrado en el aeropuerto de Madrid-Barajas, podrían encontrarse entre las más de un centenar de víctimas mortales, según informaron a Europa Press fuentes de la compañía germana.

  • 1