Deportes

La transformación de Fátima

Las noticias sobre la posible venta del Betis, ahora a un jeque árabe o de nuevo a Luis Castel, o el regreso de Serra Ferrer, el fin de los vetos a periodistas, las congratulaciones a Curro Romero por sus Bodas de Oro... A Lopera no hay quien lo reconozca tras su paso por la clínica de Fátima.

el 16 sep 2009 / 00:10 h.

Las noticias sobre la posible venta del Betis, ahora a un jeque árabe o de nuevo a Luis Castel, o el regreso de Serra Ferrer, el fin de los vetos a periodistas, las congratulaciones a Curro Romero por sus Bodas de Oro... A Lopera no hay quien lo reconozca tras su paso por la clínica de Fátima.

No hay duda de que Manuel Ruiz de Lopera ha cambiado desde que la parca lo mirara a la cara hace unos días con motivo de su grave dolencia cardio-pulmonar, de la que felizmente parece muy recuperado. Ya hay quien ha bautizado este giro en su comportamiento como 'La transformación de Fátima', pues ha sido desde una de las habitaciones de esa clínica sevillana desde donde el máximo accionista bético ha decidido que ya era hora de deshacer muchos de los entuertos que le habían granjeado no pocas antipatías en los últimos años. Y parece haberse puesto manos a la obra, pese a las recomendaciones médicas de reposo. A tenor de los últimos movimientos, Lopera está tramando algo sonado... O no.

Primero fue el levantamiento del veto a un buen número de periodistas, alguno con varios años de antigüedad. Luego la filtración de contactos con el entorno de Serra Ferrer para tratar de hacer las paces con el técnico de Sa Pobla, no negados por éste ni por el departamento de comunicación de la entidad. Ayer mismo, la felicitación pública a través de la web oficial del club a Curro Romero por el 50 aniversario de su alternativa, cuando el Faraón de Camas -a la sazón amigo íntimo de Serra- lleva varios años alineado con las filas opositoras a Lopera y reclamando un 'Betis libre', como el propio técnico de Sa Pobla.

Castel yBbSport. El nombre de Luis Castel también ha salido a la palestra los últimos días, por el interés de éste en retomar las negociaciones para la compra del paquete accionarial de Lopera una vez comprobado que lo de BetisSport no ha sido más que una broma de mal gusto, una pantomima aún no desmentida ni por el propio Lopera ni por sus medios oficiales, que anunciaron a bombo y platillo hace meses que la venta ya era un hecho y que incluso esos señores habían adelantado 10 millones de euros a cuenta de la operación.

Ayer desde la propia radio del club dijeron que Castel había estado visitando a Lopera en la clínica de Fátima durante su convalecencia, aunque Blas Ballesteros, hombre de confianza del empresario y ex consejero del club, lo niega, pues fue él quien acudió en persona a interesarse por la salud del máximo accionista, con el que quedó en verse más adelante, ya en compañía de Luis Castel, para retomar el asunto de la compra-venta del paquete mayoritario de acciones....

Y el jeque. A todo esto, el diario 'As' desveló ayer la oferta del jeque Humaid Bin Rashid Al Nuaimi, emir de Ajman (Emiratos Árabes Unidos), dispuesto a ofrecer 90 millones de euros por el paquete accionarial de Lopera. Así se lo hizo ver a éste un intermediario con el que se reunió hace poco menos de un mes en Marbella. Fuentes del club bético negaron el mismo martes al redactor de 'As' la veracidad de la noticia, que una vez publicada recibió el visto bueno de los medios oficiales del club, que no querían hacerla pública "para no desviar la atención" en unos momentos tan convulsos en lo deportivo, pues no hay que olvidar que el equipo corre riesgo cierto de descenso a Segunda división.

A quien sí cogió totalmente por sorpresa la supuesta oferta árabe fue al bando de Luis Castel. "Ya empezamos", soltó Blas Ballesteros al tener conocimiento de la misma. No hay que olvidar que el pasado verano Luis Castel llegó a dar por hecho un acuerdo con Lopera para la compra de su paquete mayoritario... hasta que de repente apareció de la nada una oferta fantasma de BetisSport y se rompió todo lo previamente acordado. En el fondo, hay cosas que no cambian.

  • 1