Economía

La UE aprueba la reforma de las ayudas al algodón

Los Veintisiete aprobaron el lunes la reforma de las ayudas al algodón, lo que provocó reacciones diversas. La positiva, del Gobierno y la Junta; la negativa, de las organizaciones agrarias.

el 15 sep 2009 / 06:49 h.

Los Veintisiete aprobaron el lunes la reforma de las ayudas al algodón, lo que provocó reacciones diversas. La positiva, del Gobierno y la Junta; la negativa, de las organizaciones agrarias. En concreto, la variación consiste en la reducción de la superficie beneficiada, aunque aumenta la subvención por hectárea.

Los ministros de Agricultura de la UE aprobaron ayer la revisión de las ayudas al algodón que mantiene el régimen actual, aunque con ajustes para España en el importe de las subvenciones y en la superficie beneficiada, según fuentes comunitarias. El Consejo de Agricultura ratificó así, sin debate, la nueva regulación algodonera que entrará en vigor en enero de 2009.

La UE dio el visto bueno a la propuesta de Bruselas para continuar con el sistema actual de reparto de las subvenciones, pero el acuerdo de ayer ajusta la parte de la ayuda que está condicionada a la obligación de que el agricultor cultive. De esta forma, las ayudas seguirán distribuyéndose como en la actualidad: un 65% por hectárea o superficie, independientemente de que el agricultor coseche o no, y el 35% restante, condicionada a la obligación de cultivar.

Los cambios acordados afectan a la parte del 35%. Mientras que actualmente en España se trata de un apoyo que asciende a 1.039 euros por hectárea y se concede a 70.000 hectáreas, los países de la UE han pactado que desde 2009 se eleve a 1.400 euros por hectárea, para 48.000 hectáreas. Es decir, más dinero por hectárea, aunque menos superficie beneficiada.

Asimismo, los representantes de los Veintisiete decidieron que dentro del presupuesto para el 35% del subsidio se establezca un "sobre nacional" que los gobiernos podrán distribuir según su criterio.

La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, aseguró ayer que la reforma "es la mejor solución para el sector" en Andalucía. La Junta, por su parte, mostró su satisfacción por su aprobación. Este acuerdo ha sido producto de "largas e intensas negociaciones", no exentas de dificultades a la hora de conjugar los intereses de todas las partes.

En el lado contrario, productores e industria desmotadora. Así, aseguraron que la reforma constata la reducción del sector en España y no garantiza su continuidad.

Para el presidente de Asaja-Andalucía, Ricardo Serra, se trata de la crónica de una muerte anunciada, y defendió que se desacoplen totalmente las ayudas para que los agricultores que tienen el histórico y lo cultivaron en su día puedan dedicarse a otros cultivos.

Por su parte, COAG afirmó que esta regulación "no es la que esperaban los productores", y aunque mejora en parte la propuesta de la Comisión, sigue sin consolidar la producción al reducir la superficie. Javier Fernández, de UPA-Andalucía, apostó por el desacoplamiento del 100% de las ayudas porque es el sistema que garantiza que vaya totalmente al productor.

  • 1