Economía

La UE baraja reducir el 20% el consumo energético en 2020

Otro 20 se suma a los objetivos energéticos de la UE. Después de marcarse que el 20% de la energía usada en 2020 proceda de renovables, ahora el organismo europeo podría obligar a que los Veintisiete redujeran en un 20% su consumo, para luchar contra el cambio climático y combatir el alza de las materias primas.

el 15 sep 2009 / 07:27 h.

Otro 20 se suma a los objetivos energéticos de la UE. Después de marcarse que el 20% de la energía usada en 2020 proceda de renovables, ahora el organismo europeo podría obligar a que los Veintisiete redujeran en un 20% su consumo, para luchar contra el cambio climático y combatir el alza de las materias primas.

La dependencia energética es uno de los asuntos que más preocupa a Europa, sobre todo en un momento de escalada de la inflación a causa del alza del petróleo. A esto se suman los problemas medioambientales que surgen de derroche de energía. En este contexto, los países de la Unión Europea estudiarán la posibilidad de hacer obligatorio su objetivo de ahorrar un 20% de su consumo energético en 2020 respecto al nivel del año 2000, algo que reclaman organizaciones ecologistas como Greenpeace.

La ONG planteó la idea en la reunión informal de ministros europeos de Energía que ayer concluyó en las afueras de París y los gobiernos se mostraron a favor de tener en cuenta la posibilidad, según explicaron fuentes comunitarias.

Jean-Louis Borloo, ministro de Ecología de Francia -país que preside este semestre la UE- consideró que el fijar objetivos obligatorios podría ser "una buena idea", al menos, en algunos ámbitos concretos.

En el paquete de energía y clima que la UE está discutiendo para luchar contra el cambio climático figura el objetivo de mejorar en un 20% la eficiencia energética pero, a diferencia de otras metas como el uso de fuentes renovables o la reducción de emisiones contaminantes, la cifra no es obligatoria.

Representantes de Greenpeace, que el pasado viernes intervinieron en la reunión ministerial, pidieron que se obligue a cumplir este ahorro energético, pues es la "solución más rápida, la más rentable y la más eficaz para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, asegurar la seguridad energética y responder a la presión de los precios sobre el poder adquisitivo".

"Dejemos de perder el tiempo con tecnologías caras, contaminantes y peligrosas como la energía nuclear, la captura de CO2 o los biocombustibles. La prioridad de las prioridades es reducir nuestro consumo de energía", señalaron en un comunicado los ecologistas. Como acción concreta, Greenpeace pide la prohibición de las bombillas incandescentes y su sustitución por lámparas de bajo consumo, que permitirían "evitar la emisión de 32 toneladas de CO2 al año, cerrar 25 centrales eléctricas de tamaño medio y ahorrar entre 3.000 y 5.000 millones de euros".

La Comisión Europea (CE) está estudiando proponer medidas en este ámbito, así como otras para reducir el consumo de los aparatos eléctricos en modo standby, es decir, cuando están conectados pero no en funcionamiento. Según un estudio desarrollado por la CE, con la aplicación de acciones para reducir el consumo en este modo en aparatos domésticos y de oficina se podrían ahorrar alrededor de 30 teravatios al año en la UE, cantidad equivalente al consumo anual de un país como Hungría.

  • 1