Local

La UE dona 430 millones a Haití y reconoce falta de coordinación

Naciones Unidas pide enviar a 3.500 cascos azules más para mejorar la seguridad.

el 18 ene 2010 / 21:59 h.

TAGS:

Un agente jordano de la ONU dispara gases lacrimógenos contra una multitud de haitianos que buscan trabajo.

La Unión Europea aprobó ayer una ayuda total a Haití de unos 430 millones de euros, tanto en auxilio humanitario urgente como para la reconstrucción a medio plazo, mientras estudia el envío de unos 150 policías para aumentar la seguridad de la distribución de la asistencia, después de la escalada de violencia que sufre el país tras el devastador terremoto de la semana pasada.


La UE, en una reunión ministerial extraordinaria, pidió también más coordinación en el transporte y distribución de la ayuda, a la vez que negó cualquier problema con Estados Unidos por la gestión de la crisis o el envío de fuerzas militares al país caribeño tras el grave terremoto de la pasada semana. La UE "está preparada para ofrecer más asistencia en función de las necesidades, incluyendo civiles y militares", afirma el documento aprobado por los ministros.


A pesar de que la respuesta internacional y comunitaria ha sido "rápida" tras el terremoto del pasado martes, hace falta "más ayuda y auxilio", recalcó la alta representante para Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, en una conferencia de prensa tras la reunión. Por su parte, el comisario europeo de Ayuda Humanitaria, Karel De Gucht, dijo que "por ahora" el dinero aprobado para ayuda inmediata "es suficiente" -si bien puede hacer falta más en algunas semanas- pero recalcó que hay que actuar en "logística, organización y reparto" a fin de que la asistencia llegue a la población.


La ayuda que aprobó ayer la UE se desglosa en 122 millones de ayuda humanitaria urgente (92 de los países comunitarios y 30 de la Comisión Europea) y otros 107 millones en auxilio para el inicio de las tareas de reconstrucción y rehabilitación en el país caribeño. Además, otros 200 millones de euros están disponibles en el presupuesto de la Comisión Europea (CE) para la reconstrucción a medio y largo plazo del país.


La UE estudia también la petición que la ONU trasladó a la presidencia española de turno de la Unión para enviar buques que solucionen el atasco logístico del aeropuerto, helicópteros de transporte para la distribución de ayuda, policías expertos en control de multitudes para el reparto e ingenieros militares para reparar las carreteras. Uno de los elementos clave en los que la UE quiere actuar es el de la seguridad, a fin de que las tareas de transporte y distribución de ayuda se puedan realizar de forma eficaz. Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió ayer al Consejo de Seguridad que amplíe la misión de estabilización en Haití con 3.500 "cascos azules" más, para reforzar la seguridad y mejorar la distribución de asistencia. El auxilio a Haití se tratará también en la cumbre informal de jefes de Estado y Gobierno que se celebrará el 11 de febrero en Bruselas, según anunció ayer el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. La UE propuso, además, la celebración de una conferencia internacional para la reconstrucción a largo plazo del país caribeño.


Otras de las alternativas que propuso la presidencia española de la UE fue el envío de los excedentes alimentarios de los Veintisiete, según dijo la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, aunque horas más tarde aseguró que actualmente no existen suficientes excedentes para destinar a los afectados.


Críticas a EEUU. Aunque muchas naciones ya cooperan en Haití, el secretario de Estado de Cooperación francés, Alain Joyandet, afirmó ayer que la ONU debe precisar el papel de Estados Unidos en la ayuda humanitaria a Haití, porque "no se trata de ocupar el país, sino de ayudarle a que recobre la vida". "La ONU está trabajando, espero que se tome una decisión. Espero que las cosas sean precisadas sobre el papel de EEUU", añadió. Washington, por su parte, intentó acallar las críticas y en un comunicado conjunto el Ejecutivo haitiano consideró "esenciales" sus esfuerzos y aclaró que ha solicitado su asistencia. El presidente de Haití, además, René Preval, aseguró que la cifra de muertos llegará a 100.000 y solicitó que la ayuda internacional vaya más allá "de curar las heridas".


Mientras, los saqueos continúan produciéndose entre la población debido a las necesidades que sufren, aunque el embajador de EEUU en la república negra, Kenneth Merten, afirmó ayer que Washington ve con preocupación el caos y la inseguridad pero agregó que "no es algo que sea imposible de manejar". No obstante, admitió que la situación de la seguridad en Haití "obviamente no es perfecta" porque la Policía local "está bajo mínimos". Parte de culpa de esta inseguridad también tiene su origen en la escasez de gasolina que hay en Haití, y que constituye un serio obstáculo para las operaciones de ayuda y el reparto de los víveres. A pesar de la falta de combustible, los camiones de la Cruz Roja si pudieron repartir ayer 120.000 litros de agua en Puerto Príncipe.

  • 1