Local

La UE fracasa al intentar pactar los plazos de la repatriación de inmigrantes

Los 27 no lograron ponerse de acuerdo para dar luz verde a una norma común que regule la repatriación de inmigrantes ilegales. Pese a que la propuesta contempla retener a los irregulares hasta 18 meses antes de devolverles a casa, algunos países miembros creen que la ley debe ser más dura. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 04:26 h.

TAGS:

Los 27 no lograron ponerse de acuerdo para dar luz verde a una norma común que regule la repatriación de inmigrantes ilegales. Pese a que la propuesta contempla retener a los irregulares hasta 18 meses antes de devolverles a casa, algunos países miembros creen que la ley debe ser aún más dura.

El aumento del paro, como consecuencia de la crisis económica, y el ascenso de líderes nacionales de políticas migratorias severas, como Nicolas Sarkozy en Francia o Silvio Berlusconi en Italia, ha puesto sobre la mesa de la UE el texto que recoge las medidas contra la inmigración ilegal más duras de las que se han discutido en los últimos años.

Pese a todo, a los citados países no les ha parecido bastante. 11 de los 27 Estados comunitarios rechazaron el texto acordado por la Presidencia eslovena con representantes del Parlamento Europeo, y de ellos diez lo hicieron porque querían endurecer algunas de las partes de la directiva.

Las diferencias constatadas en la reunión de representantes permanentes de los 27 se suman a las que dividen al Parlamento Europeo, que por primera vez debe aprobar la medida en codecisión.

Alemania, Francia e Italia formaron parte del grupo de países opuestos a los términos actuales del proyecto, lo que hizo imposible sumar la mayoría cualificada necesaria para sacar adelante el proyecto de directiva, apoyado por países como España.

El nuevo texto establece, en su versión actual, un período máximo de retención de seis meses, ampliables a 18 meses en casos excepcionales, para los inmigrantes sin papeles. Junto con esta medida, la posibilidad de detener a los menores no acompañados y la prohibición a los expulsados de volver a entrar en la UE durante cinco años, son los puntos de la norma más discutidos y polémicos.

Alemania basó su rechazo en el alto coste que supondría la obligación de dar asistencia jurídica a los retenidos, algo a lo que se unieron Austria y Grecia.

Francia exigió medidas más estrictas respecto al período de salida voluntaria de menores, mientras que Italia, República Checa y Hungría buscaron aumentar el período para el retorno voluntario en el caso de los mayores de edad. Ante las fuertes diferencias manifestadas en el debate, la Presidencia eslovena señaló que estudiará cómo intentar avanzar en esta directiva, que está en discusión desde hace casi tres años.

Millones. Las cifras que están en juego hablan de un total de ocho millones de inmigrantes irregulares que podrían ser expulsados de los países comunitarios. Europa absorbe cada año entre medio millón y un millón de indocumentados, más que ninguna otra parte del mundo -en proporción a su población-.

Los embajadores de los países miembros podrían volver a debatir la propuesta de directiva en su reunión de la próxima semana, indicaron fuentes diplomáticas, pero otras fuentes comunitarias apuntaron que, debido al festivo en las instituciones de la UE del viernes y lunes próximos, "no hay tiempo" para lograr avances en una semana.

Los representantes españoles están mostrando una postura favorable al texto, según señaló el eurodiputado Javier Moreno, quien pidió ver la directiva en el contexto de otras medidas que prepara la UE en favor de la inmigración legal. Advirtió de que puede haber nuevas enmiendas con más garantías.

  • 1