miércoles, 17 abril 2019
23:27
, última actualización
Local

La UE investiga el paso de la SE-35 por el Tamarguillo tras la queja vecinal

Urbanismo estudia la conexión directa desde la A-4 para tranquilizar a Ikea y el resto de posibles inversores en la zona.

el 11 feb 2014 / 23:01 h.

TAGS:

En 2012 el alcalde, Juan Ignacio Zoido, firmó un protocolo  con Ikea y se anunció que abrirían a final de 2014. En 2012 el alcalde, Juan Ignacio Zoido, firmó un protocolo con Ikea y se anunció que abrirían a final de 2014. La segunda tienda de Ikea y el desarrollo de los suelos junto al aeropuerto están cada vez más lejos pese al empeño del Gobierno de Juan Ignacio Zoido por defender que a final de año empezarán las obras de los accesos a la zona de San Nicolás Oeste y que la apertura de la segunda tienda de la multinacional sueca «no peligra». El PP no quiere que uno de los proyectos estrella –que antes de las elecciones Zoido dijo que resolvería en 15 días– se quedé en nada, así que lanza mensajes para tranquilizar a los inversores. Sin embargo, el panorama cada vez es más oscuro tras tres años en blanco. La queja de 2009 ante la Comisión Europea de la Asociación Movida pro Parque del Tamarguillo por la construcción de la SE-35 por encima de esta zona verde ha surtido por fin efectos y la comisión ya ha anunciado que abrió un expediente. Eso es, que solicitará información y estudiará el proyecto. La clave está en que este parque de 96 hectáreas se abrió en 2010 tras una inversión de 30 millones de euros, parte de ellos procedentes de la Unión Europea. Así que no parece muy lógico construir una carretera que lo parte en dos y justo encima de un humedal de especial interés para aves europeas y africanas. Además, este expediente no sólo podría tumbar el proyecto de la SE-35 y de Ikea, sino que podría echar por tierra todo el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), ya que cuestiona sus calificaciones ambientales. Como publicó el diario ABC, en la comunicación remitida a la Gerencia de Urbanismo se incluye una valoración negativa de los sucesivos incumplimientos del Estado español con las calificaciones ambientales e incluso se hace mención a proyectos que no se ajustaron a disposiciones de rango superior, como la M-40 de Madrid. No obstante, el expediente por la queja vecinal y ecologistas aún está en una fase previa de consultas, por lo que nadie puede saber cómo terminará. Lo que sí se sabe es que la Gerencia de Urbanismo que dirige Maximiliano Vílchez se quiere curar en salud para no perder a los inversores. Y baraja tres opciones: la primera, defender ante Europa y junto a la Junta, que aprobó el PGOUen 2006, la viabilidad medioambiental del proyecto de la SE-35. Sería la primer vez que Ayuntamiento y Gobierno andaluz van de la mano en una cuestión referida al PGOU. La segunda es construir un acceso a dicha zona desde la A-4, la antigua Nacional IV a la altura del aeropuerto. Esta alternativa es más barata que la construcción de ese tramo de la SE-35 y, según los técnicos de Urbanismo, la redacción del proyecto sería tan sencillo que las obras podrían empezar a final de año, cumpliéndose lo previsto. Pero no todo es tan fácil, ya que el Ministerio de Fomento debería dar el visto bueno y, sobre todo, los propietarios de San Nicolás Oeste y los inversores. ¿Estará dispuesto Ikea a tener un acceso de menor categoría? Probablemente no, ya que la multinacional sueca lo que quiere evitar a toda costa es que se repitan los problemas de movilidad de su tienda en Castilleja de la Cuesta. Un acceso desde la A-4 podría ser un embudo más. Y la última opción de Urbanismo, la más lenta y cara, es la modificación del trazado de la SE-35 para que bordee el parque del Tamarguillo. Esto requeriría hasta un cambio en el PGOU y la preceptiva autorización de la Junta. Un largo camino que si se hubiera elegido desde un primer momento hubiera evitado los actuales quebraderos de cabeza del alcalde. Es lo que querían los vecinos y los ecologistas, pero el Ayuntamiento no lo consideró. Ante este panorama, cabe recordar que el propio alcalde aseguró el pasado año que la SE-35 no afectará al parque del Tamarguillo. Explicó en marzo que en el tramo de tres kilómetros desde San Nicolás Oeste hasta la avenida Emilio Lemos se ejecutaría un viaducto en el área del parque del Tamarguillo con el objetivo de «preservar» esta zona. Una solución que no evita el problema. «Hacer la SE-35 por encima del parque y su humedal, de especial interés para las aves europeas y africanas, es un atentado al medio ambiente y un retroceso en la calidad de vida de los vecinos», aseguran desde la Asociación Movida Pro Parque del Tamarguillo, que considera que Ikea y la SE-35 pueden tener otra ubicación para no «los 30 millones invertidos en el parque». Jesús Caballo, portavoz de la entidad, aseguró que la apertura del expediente es un «varapalo» para el Ayuntamiento, si bien añadió que no quieren «lanzar las campanas al vuelo» porque muchos de estos procesos se quedan en nada. No obstante, los ecologistas y vecinos aseguran que la SE-35 es tan «ilegal» como la biblioteca del Prado, por lo que piden que se evite una obra que podría acabar igual, derribada por los tribunales. Ayer mismo la plataforma acordó iniciar una campaña informativa que culminará con manifestaciones «más fuertes». Ecologistas en Acción, que también alegó contra el proyecto, mostró su alegría y felicitó a los vecinos por su lucha.

  • 1