Local

La UE prepara una Erasmus de policías para atender a turistas

La UE ha anunciado en Cannes que trabaja en la elaboración de un programa Erasmus de formación e intercambio de policías, así como de comisarías europeas, destinado a la atención ciudadana en zonas de gran afluencia turística.

el 15 sep 2009 / 07:33 h.

TAGS:

La UE ha anunciado en Cannes que trabaja en la elaboración de un programa Erasmus de formación e intercambio de policías, así como de comisarías europeas, destinado a la atención ciudadana en zonas de gran afluencia turística. En cuanto al pacto de inmigración propuesto por Francia, recibió el apoyo de los Veintisiete.

Los ministros, reunidos en sesión informal, recibieron con agrado la propuesta de la Presidencia francesa de poner en marcha un programa de intercambio entre los estudiantes de las academias de Policía, similar al Erasmus que desde hace años se aplica a los estudiantes y profesores universitarios. Además de los intercambios en periodo de formación, Francia plantea facilitar la realización de prácticas en otros estados miembros a los agentes ya titulados.

La presidenta del Consejo de ministros de Interior, la francesa Michelle Alliot-Marie, explicó que el objetivo de estas iniciativas es mejorar el conocimiento sobre el funcionamiento de los cuerpos de Policía de otros países y potenciar la confianza entre los efectivos de distintas nacionalidades. "Queremos responder a las demandas de los ciudadanos con propuestas concretas", señaló Alliot-Marie en rueda de prensa.

En ese contexto, Francia también propuso al resto de Estados miembros la creación de "comisarías de Policía europeas", con presencia de agentes de otros países. Estos establecimientos se localizarían en zonas de gran afluencia de turistas extranjeros o en lugares donde se celebren grandes eventos que atraigan a ciudadanos de otros estados miembros.

HAY PACTO. En el marco del Consejo informal que se celebra en Cannes, el pacto europeo de inmigración presentado ayer por Francia a sus socios comunitarios recibió el apoyo general de los 27. El texto quedó finalmente a gusto de España, ya que contempla regularizaciones, aunque pide a los estados miembros limitarse a hacerlas "caso por caso y no generales, basándose en motivos humanitarios y económicos".

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que España se siente "cómoda" con esta última redacción del pacto y presumió de la influencia española en el documento, al señalar que, si se compara el texto inicial francés con el final, hay cambios "en prácticamente todos los capítulos". "España ha tratado de situar en el acuerdo su visión de la inmigración", relató el ministro.

El texto definitivo invita a los países de la UE a poner en marcha "políticas para favorecer la integración armónica en sus países de acogida de los inmigrantes, con la perspectiva de que se instalen de manera duradera" y sin "contrato" de integración.

Estas políticas deben descansar en el equilibrio de los "derechos" de los inmigrantes y de sus "deberes", entre los que habla del respeto a "las leyes del país de acogida".

Comporta también medidas específicas para favorecer "el aprendizaje de la lengua y el acceso al empleo, factores esenciales de la integración" y pondrán el acento en el respeto a las "identidades" de los Estados miembros de la UE, así como a sus "valores fundamentales".

Respecto a la reagrupación familiar, se pretende que los Estados tengan en cuenta sus capacidades de acogida e integración, en función de los recursos de las familias, sus posibilidades de alojamiento en el país de destino y, por ejemplo, su conocimiento de la lengua.

  • 1