Local

La última esperanza para hallar a Marta: la niña de Camas

La exnovia de Miguel y su madre están citadas a declarar ante el tribunal como testigos el jueves

el 01 nov 2011 / 20:06 h.

TAGS:

Tras el puente de Todos los Santos, el juicio por el crimen de Marta del Castillo se retoma en la Audiencia Provincial con dos nuevas sesiones, la séptima y la octava. El miércoles declararán diversos policías que participaron en la investigación, pero el jueves será el turno de la menor de Camas que era novia de Miguel Carcaño cuando ocurrieron los hechos, y la madre de ésta. Ella puede ser la última esperanza para localizar el cuerpo de Marta.


En esta semana, debido, al puente el juicio se desarrollará durante dos días, miércoles y jueves, y no tres. Así, en la primera jornada se ha reservado para los investigadores. 12 agentes que han intervenido en diferentes momentos de la instrucción del caso están citados a declarar en calidad de testigos. Ya la semana pasada lo hicieron otros cinco, y aún quedan otros tantos.


Siguiendo el calendario establecido por el tribunal, el jueves será el turno de más testigos, cinco en total, entre los cuales se encuentra la menor que fuera novia de Miguel cuando ocurrió el crimen y su madre, Soledad Gómez. Ésta acabaría colaborando más tarde con la Policía, acudiendo varias veces a prisión para intentar arrancarle al joven dónde está el cuerpo.


El testimonio de la chica puede ser clave, aunque sus constantes cambios de versión, al igual que el que fuera su novio, han hecho que haya perdido toda credibilidad. Comenzó diciendo que no sabía nada, que Miguel siempre le había negado cualquier implicación en la desaparición de aquella joven cuyo rostro invadía todos los medios de comunicación en enero de 2009. Según explicaron entonces, la familia echó a Carcaño de la vivienda, precisamente ante las sospechas y ante el silencio del joven a las preguntas que le hacían sobre su posible implicación. Madre e hija fueron a televisión a contar cómo era la relación con Miguel cuando éste fue detenido y confesó que había acabado con la vida de Marta. Unas declaraciones que provocaron que la Fiscalía abriera un proceso contra las cadenas que sacaron a cara descubierta a la menor y preguntándole cuestiones íntimas.


La menor, de la que la Policía sospechó desde un principio que conocía el crimen, acabó contando que Miguel le había confesado la misma noche que mató a Marta el crimen. Según dijo entonces, Carcaño salió de madrugada de la casa de Camas por una ventana para deshacerse del cuerpo en el río.


Pero la mayor sorpresa se produjo cuando Rocío, que tenía entonces 14 años, contó a la Policía una versión totalmente distinta, que originó una nueva búsqueda en Camas. La niña, que nunca ratificó el nuevo relato ante el juez del caso, contó entonces que Miguel y su hermano acabaron con la vida de la joven a golpes. El chico estaba discutiendo con Marta, momento en el que el hermano de Miguel salió al salón y le recriminó a ella, que le contestó. Según la novia de Carcaño, éste el golpeó por la espalda con un cenicero en la cabeza, lo que hizo que Marta cayera al suelo.
Una vez allí, Miguel y su hermano comenzaron a golpearla. Miguel se fue a Camas y sobre a 1.30 horas se levantó y se escapó por la ventana. Fue entonces cuando le dijo que tenía "que ir a su casa a arreglar un problema con su hermano", a quitar pruebas y sangre. Cuando Miguel regresó a Camas, tuvo que tomarse un relajante muscular y fue cuando el dijo a su novia que se había "deshecho de Marta lejos de aquí". Sin embargo, acabó confesándole que la había enterrado, con la ayuda de su hermano y de unos amigos, en un solar tras la casa de la familia de su novia.


La niña indicó el lugar a la Policía, que buscó durante dos semanas. Luego se rastreó en otra zona, sin éxito. La novia de Miguel dijo que no lo contó antes porque había recibido amenazas.

  • 1