Deportes

La última final del año

PREVIA. El Sevilla recibe al Rijeka con la necesidad de ganar para aspirar a finalizar primero y la obligación de empatar para no quedar fuera. El Rijeka viene a por todas. Krychowiak, duda

el 11 dic 2014 / 09:55 h.

Varios jugadores bromean con Reyes ayer. / Manuel Gómez Varios jugadores bromean con Reyes ayer. / Manuel Gómez La floja prestación del Sevilla lejos de su estadio en Europa ha condimentado el último partido de la fase de grupos de tal manera que los de Unai Emery se enfrentan esta noche a la primera final de la temporada. El panorama es el siguiente: el Sevilla es segundo del grupo G con ocho puntos, uno menos que el Feyenoord, que juega en Lieja ante el Standard, y uno más que el Rijeka. Los tres tienen opciones de clasificarse, por ese mismo orden. A lo de Emery les vale empatar hoy, pero se antoja del todo contraproducente mantener esa variable en la mente. Todo lo que sea especular con la supuesta debilidad del Rijeka fuera de casa es jugar con fuego. Y el Sevilla se quemó en Rotterdam y casi lo hace en Croacia, donde un gol de Mbia en la prolongación evitó hincar la rodilla ante el mismo rival que hoy llega a Nervión dispuesto a agotar sus opciones de hacer historia (sólo les vale la victoria en el Sánchez-Pizjuán). El Sevilla no anda fino. Ha enlazado dos victorias seguidas en la Liga que lo mantienen en una posición envidiable, pero el nivel de juego de los nervionenses ha bajado considerablemente en el último mes. Para la trascendental cita de hoy es duda Krychowiak, que sufrió un esguince en su tobillo izquierdo en Vallecas. Ayer el polaco no se pudo entrenar con el resto del grupo y su concurso está en entredicho. Sería, de confirmarse su baja, una buena prueba de fuego para saber de qué manera se desenvuelve el Sevilla sin uno de sus pilares fundamentales. Por contra, Emery recupera a Tremoulinas. No es una noticia de escasa importancia, toda vez que Fernando Navarro ha pasado al ostracismo para el técnico vasco y la solución de emergencia en la izquierda, Diogo, ofrece muy pocas garantías. El último equipo que venció en Nervión fue el Betis en marzo, también en la Europa League. Ha llovido mucho y aquello quedó finalmente en un serio susto. Hoy no cabe posibilidad de fallo. Si el Sevilla, campeón en la pasada edición, cae esta noche quedará eliminado de la Europa League. El Rijeka ya dio muestras a principios de octubre de tener argumentos suficientes como para hacerle pagar al Sevilla cualquier despiste, exceso de confianza o mal día. Los croatas llegan a Nervión con su estrella en plena forma: Andrej Kramaric. El joven croata es segundo en la carrera por la Bota de Oro (21 tantos y 31.5 puntos, sólo por detrás de Cristiano Ronaldo) y ha marcado cinco de los siete goles del Rijeka en Europa, uno de ellos al Sevilla en Croacia. Emery, más allá de la duda de Krychowiak, no tiene bajas, pero dará la lista hoy después del entrenamiento matutino. Debido a la importancia del choque y al inmnente arranque de la vacaciones se esperan pocas probaturas. Bacca es inamovible y Vitolo y Reyes tienen ganadas las bandas –sin descartar la aparición de Deulofeu–. El Rijeka sólo presenta la duda del defensa Marin Leovac.

  • 1