Local

La última guerra del PA

La dirección y el sector crítico llevan dos meses peleados por el poder en el partido.

el 08 ago 2011 / 20:52 h.

TAGS:

El PA no pasa la página de la fragmentación y se enfrenta, de no enderezar el rumbo, a la última batalla. Aunque la secretaria general del partido desde 2008, Pilar González, mostró su deseo de aunar posturas -ahí está la reunificación entre PA y PSA- e incluso dio carpetazo antes de las elecciones a cualquier tipo de desavenencia interna, la división se ha desatado en uno de los lugares donde daban más signos de recuperación en las urnas: la provincia de Sevilla, donde doblaron sus alcaldías -de cuatro a ocho- y, al menos, habían frenado el batacazo sufrido en 2007, cuando perdieron a la mitad de su electorado, sobre todo en la capital.

El fuego desatado tras la designación como diputado de Alberto Mercado, el candidato de la terna de Pilar González y la dirección nacional en vez de la continuidad del hasta hace poco secretario general del PA en Sevilla, José AntonioSánchez, no se ha apagado dos meses después de ese anuncio, que desencadenó la renuncia de Sánchez y el aviso de una cascada de dimisiones, sobre todo de la Sierra Norte, el nuevo bastión de los andalucistas con tres de las ocho alcaldías (Alanís, El Pedroso y Las Navas de la Concepción).

El último capítulo, vivido el pasado fin de semana, cuando la Comisión de Garantías del PA dictó una resolución anulando la designación como diputado de Alberto Mercado, sólo ha servido para echar más leña al fuego y evidenciar posturas claramente diferenciadas entre la dirección nacional (Pilar González) y el sector crítico (afines a José Antonio Sánchez). Tras esa resolución, Sánchez se apresuró ayer a pedir la dimisión de los actuales gestores -ahora el PA provincial se rige por una gestora- y, en especial, la de González, que a su juicio "queda inhabilitada para querer gobernar Andalucía" porque "no cumple las normas". "La única vía útil para que siga existiendo el PA es que se vayan a su casa", señaló en una nota.

Sánchez refuerza su postura de hace dos meses con esta resolución, dado que reivindicó que los estatutos del PA recogen que la elección del diputado estaba en manos del Comité Provincial -que aprobó su candidatura por 13 votos a uno, según explicó- y no de la Comisión Ejecutiva Nacional, que "sólo tiene potestad de confirmar dicha propuesta".

Sin embargo, la madeja sigue liándose por ambos frentes. El revuelo montado por la resolución ha llevado a la Comisión Gestora del PA a convocar una rueda de prensa para hoy, aunque el actual diputado provincial,Alberto Mercado, ya dio las primeras pinceladas, aclarando que Sánchez "no reunía los avales para presentar su candidatura" y criticando que se haya dictado sentencia sin permitirle contar su versión. Mercado insiste, además, en que no se declara nulo su nombramiento como diputado, sino un acuerdo de la Ejecutiva.
En lo único que sí coinciden los dos sectores es en que no existe división como tal en el PA. Es más, ambos frentes aseguran que su contrincante está solo en esta pelea. "No hay división ninguna y sólo hay un alcalde de la Sierra Norte [el de El Pedroso] que ha tramitado su baja en el partido", precisa Mercado, que ya ha criticado varias veces "el afán" de José Antonio Sánchez de dividir el partido y que ha encontrado continuidad con la presentación del exalcalde de Coria, el andalucista Tomás Alfaro, como candidato a las primarias para ser el número uno en la lista del PA a la Junta de Andalucía, puesto al que opta Pilar González. En su razonamiento de unidad, citó sus viajes a la Sierra Norte -el gran bastión del PA-, donde "en el último mes he ido tres veces y me he reunido con los militantes".

Tomás Alfaro, otrora diputado provincial andalucista, discrepa y asegura que "no fue nadie a esas reuniones" y que hay "una cascada de bajas del partido, no sólo de alcaldes y concejales, sino de la misma base, que es la que ha ganado las elecciones". En ese sentido, los críticos asocian el resultado del 22-M como la forma de dar peso a sus argumentos y, especialmente, señalan el "batacazo" en la capital y otros grandes núcleos de la provincia, donde "lo conforman gente de la dirección y que no han obtenido los buenos resultados obtenidos en el resto de la provincia".

"Como sigan así y no vuelvan las aguas a su cauce, será el epitafio del PA", explica. Las críticas de Alfaro son de tal calibre que incluso asegura que la estrategia de la dirección nacional es "quitarse de en medio a Sánchez y bajar hasta el 1%", en un mensaje más de la campaña de primarias que de la lucha por cerrar esta herida en el seno de la formación.

En una cosa no hierra el tiro Alfaro. El PA ha sufrido el desgaste de varias cuitas internas, de las que, en mayor o menos medida, se ha salvado la provincia de Sevilla. Sin embargo, el epicentro de la crisis está ahora en la provincia, que sigue lejos de los buenos años del andalucismo, cuando fue la segunda fuerza más votada de la provincia y doblaba los apoyos actuales. De eso ya han pasado más de 20 años.

  • 1