Local

La última palabra del Cuco

El final del juicio contra el menor por el crimen de Marta coincide con el segundo aniversario de su detención.

el 12 feb 2011 / 21:14 h.

TAGS:

Hoy se cumplen los dos años de la detención de Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta del Castillo. Un aniversario que coincide con el final del primer juicio del caso: el que se sigue desde el 24 de enero contra el Cuco, el menor implicado. Ya sólo queda conocer si tras las pruebas practicadas en las once sesiones las acusaciones siguen manteniendo que participó en el asesinato y violación de la joven.

El juicio quedará el martes visto para sentencia, aunque antes habrá que escuchar una vez más al Cuco. Él será el último en hablar y lo hará en un día que no olvidará: dos años después de su detención. Entonces confesó haber ayudado a Miguel a deshacerse del cuerpo, una versión muy distinta a la que ofrece ahora, ya que mantiene que es inocente. El martes tendrá derecho a decir lo que considere oportuno para su defensa.

Todo apunta a que las partes mantendrán invariables sus acusaciones, después de que no se haya producido "ninguna sorpresa" en el juicio. Es decir, lo más probable es que tanto la fiscal como la familia reclamen la pena máxima, que es de seis años de internamiento y otros tres de libertad vigilada, mientras que su defensa pedirá la absolución.

Para ello esta última semana ha sido clave, ya que se han expuesto las principales pruebas. La primera son los restos biológicos del menor mezclados con los de Marta en la habitación de Miguel. La defensa asegura que no hay evidencia de que pertenezcan al día del crimen, porque según dijeron los peritos el ADN puede permanecer tres o cuatro meses, "y él iba mucho al piso".

Su interpretación dista mucho de la que hacen las acusaciones, que tienen claro que el menor estuvo allí porque los restos se localizaron en los lugares en los que Miguel dijo que el Cuco estaba situado cuando mataron y violaron a Marta. La Policía no pudo determinar si la muestras eran sangre porque estaban muy deterioradas al haber limpiado con lejía. Esto coincide con los testimonios de los testigos, que dicen que el piso olía a limpio.

Otra clave son las llamadas que recibió el Cuco aquella noche y que permitieron localizarlo. Mientras que él dijo que a las 0.10 horas estaba durmiendo, el repetidor lo sitúa en Nervión, lejos de su casa. Además, hay franjas horarias en las que no está localizado. Una es entre las 19.37 y las 23.38 horas y otra entre las 0.10 y la 1.38 horas.

La última baza de las acusaciones son las conversaciones entre el menor y su madre. Ella le insistía en que no hablara por teléfono porque estaba pinchado. "Cállate, de eso no digas nada que ya iré yo a verte", es una de las frases que se escuchó en el juicio. A las acusaciones también les extraña que nunca preguntara por la familia de Marta ni se compadeciera de ella, pese a ser muy amigos, y que en cambio sí lo hiciera por la familia de Samuel y por su perro. El menor también se interesó por su colección de navajas, indicándole a su madre que no las tirara, que en ellas no había "nada".

Todos estos elementos serán "hilados" por las partes para defender sus diferentes posturas. Después la última palabra ya no será del Cuco, sino del juez que dictará la sentencia.

ADN. Los restos de Marta y el Cuco mezclados

-La Policía encontró restos biológicos de Marta y el Cuco mezclados. Estaban bajo la silla de ordenador de la habitación de Miguel.

-En una botella de ron se localizó una huella del menor. Miguel dijo que estuvieron bebiendo antes de violar y estrangular a Marta.

-En la silla de ruedas hay ADN de Marta y también en el tensiómetro. Los dos elementos, según Miguel, se usaron en el crimen. También apareció la navaja que supuestamente usaron, aunque no tiene restos.

LLAMADAS. La posición del móvil lo deja sin coartada.

-El Cuco aseguró que a medianoche ya estaba en su casa y que incluso a esa hora estaba dormido. Sin embargo, según las antenas de móviles el Cuco estaba por la zona de Nervión a esa hora, muy lejos de su casa en Rochelambert.

-Esta llamada corrobora el testimonio de sus amigos, que dijeron que en realidad se fue del botellón a medianoche.

-El Cuco tiene varias horas en las que no está localizado. De 19.37 a 23.38 horas y de 0.10 a 1.38 horas. Luego no tuvo más llamadas.

ESCUCHAS. La madre le dice que no hable del caso.

-Durante su estancia en el centro de menores, su madre le dice varias veces por teléfono que no hable, que los teléfonos están pinchados. "Cállate, de eso no digas nada, que ya iré yo a verte".

-Tampoco pregunta por Marta. Sólo hay una alusión a ella: "Siempre me estoy metiendo en líos, primero el follón de la Marta y ahora lo de la cuchilla".

-Sólo se interesó por Samuel, por su perro y por sus navajas. "Las navajas no tienen nada", le dijo a su madre para que no se las tirara.

  • 1