martes, 26 marzo 2019
11:47
, última actualización
Local

La última parada de la Empresita

Una etapa comienza el próximo lunes, y otra acabó hoy. La tradicional e histórica Empresita apaga su motor definitivamente, pero antes recibió el reconocimiento público de la ciudad que los recibió hace 36 años y que anoche le dio las gracias.

el 15 sep 2009 / 21:57 h.

TAGS:

Una etapa comienza el próximo lunes, y otra acabó hoy. La tradicional e histórica Empresita apaga su motor definitivamente, pero antes recibió el reconocimiento público de la ciudad que los recibió hace 36 años y que anoche le dio las gracias por el trabajo realizado cuando ya encara la última parada de su trayecto.

El Salón de Plenos del Consistorio acogió ayer un acto en el que la corporación municipal quiso tributar un emotivo homenaje de despedida y agradecimiento a los hermanos Manuel y Antonio Barrera, que desde 1972 han gestionado el servicio de transporte público en Utrera.

El alcalde de la localidad, Francisco Jiménez (PA), recordó la trayectoria de la empresa y de sus dueños, dos vecinos de Carmona "que decidieron venirse a nuestro pueblo para medio comer [como decían ellos] con su trabajo en los autobuses". Ahora, 36 años después de que aquellos dos primeros vehículos circularan por las calles del municipio "los utreranos se han convertido en alguien más de su familia; y la Empresita, en una parte de la vida diaria del municipio".

Hoy, 31 de enero de 2009, a las dos de la tarde, los autobuses irán de recogida definitiva a sus cocheras de la calle Sánchez Mejías. Atrás quedarán los más de cinco millones de viajeros que se han subido en la Empresita, una cifra que da idea de la cantidad de vivencias y de historias que estos autobuses han vivido", destacó el regidor local. Llega para Manuel y Antonio el momento de la jubilación. Tras el gran trabajo realizado ante el volante, "les costará mucho ser peatones de una ciudad por la que han recorrido tantas calles" subidos a su autobús.

El próximo lunes comenzará a funcionar el nuevo servicio de transporte público, aunque el regidor utrerano está convencido de que "pasará muchísimo tiempo antes de que la Empresita se borre de la memoria colectiva de la ciudad". Fueron las del alcalde unas palabras de agradecimiento que fueron secundadas y ampliadas en sus intervenciones por los portavoces de los grupos políticos con representación municipal, que también quisieron dar las gracias por la labor de la empresa autos Barrera.

Un gran aplauso sirvió como "hasta siempre" a la tradicional Empresita, en un acto cargado de emotividad, sobre todo cuando Salvador Mondaza, como representante de los colectivos ciudadanos del municipio, tomó la palabra y aseguró que "vendrán otros autobuses más lujosos, modernos y cómodos", pero que no olvidarían a esta empresa familiar "por vuestro gran corazón", dirigiéndose directamente a los protagonistas de la cita. Y es que los propios vecinos afirman sin tapujos que la Empresita "es más que un medio de transporte, y formará parte del paisaje urbano de Utrera durante muchos años".

Como gesto de agradecimiento, Jiménez entregó una insignia con el escudo de oro de la ciudad y sendas placas de recuerdo a los hermanos Barrera. Entonces le tocó el turno de hablar a Manuel y Antonio, pero la emoción ahogó sus palabras. "Es lo más grande que podíamos recibir del pueblo de Utrera", pudieron transmitir con esfuerzo.

El broche de oro al acto lo pusieron los integrantes del coro musical del Centro de Día de Mayores, que interpretaron la sevillana Virgen de Consolación, compuesta en su día por Francisco Palacios El Pali.

  • 1