Local

La última persona que vio a Amy descarta su fuga

La última persona que vio a Amy Fitzpatrick antes de desaparecer el pasado 1 de enero en Mijas (Málaga), Deborah Rose, afirmó que la joven de 15 años de edad, "tenía ganas de volver a su país para ver a su padre y a sus amigas".

el 14 sep 2009 / 22:25 h.

TAGS:

La última persona que vio a Amy Fitzpatrick antes de desaparecer el pasado 1 de enero en Mijas (Málaga), Deborah Rose, afirmó que la joven de 15 años de edad, "tenía ganas de volver a su país para ver a su padre y a sus amigas" y que le parece muy extraño" que no haya dado señales de vida desde entonces ya que "no se iría con cualquiera".

La menor pasó la nochevieja en casa de Deborah junto a la hija de ésta, Ashley, que era su mejor amiga. Son las primeras pistas de las que disponen los investigadores y los testimonios de las últimas personas que estuvieron con Amy antes de perder su rastro. Rose aseguró que la joven irlandesa le había comentado a su hija en varias ocasiones que "le había parado un coche y le había preguntado si quería subir para llevarla a su casa". Según esta mujer la menor "estaba bastante contenta" y no cree que se fugara ya que "no llevaba teléfono móvil ni dinero encima, sólo una bolsa de plástico con la ropa que traía puesta el día anterior".

Cuando Amy salió de su casa sobre las diez de la noche del 1 de enero llevaba puesto ropa que su hija le había prestado, concretamente "un pantalón de color marrón, botas negras, un top negro que ponía Diesel con colores vibrantes y una chaqueta negra y el pelo recogido". En cuanto a la relación de la adolescente con su madre explicó que "era buena", aunque "discutía con ella como cualquier niña de su edad". A esto añadió que últimamente estaba muy contenta porque en dos semanas se iba de vacaciones a Irlanda para ver a sus antiguas amigas y a su padre. Rose indicó que "era una niña muy tímida, introvertida y reservada, había que conocerla bien para saber como era". Según dijo no tenía novio en estos momentos, pero recordó que "hace tiempo tuvo uno, aunque estuvo sólo unas dos semanas", por lo que le contó su hija. Precisamente apuntó que Ashley "está muy afectada, llorando mucho, porque era su mejor amiga".

La madre de Amy, Audrey Fitzpatrick, pidió colaboración ciudadana a través de un comunicado. "Si alguien ha visto a Amy que se ponga en contacto con la Guardia Civil o con los teléfonos: 062 o 112", indicó. La menor pasó la noche del 31 de diciembre en casa de Deborah para acompañar a su hija que se quedó para cuidar al hermano de tres años de edad. El 1 de enero pasaron el día juntas, por la tarde "estuvieron dando una vuelta por el barrio, un sitio que se llama el zoco, tomando un refresco". A las 21:45 horas volvieron a la vivienda y Amy se marchó.

  • 1