Local

La Unesco avisa del "impacto potencial" del dragado en Doñana

También alerta del posible efecto de la reapertura de la mina de Aznalcóllar.

el 06 may 2014 / 15:54 h.

TAGS:

doñana La Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la  Educación y la Cultura (Unesco) ha incluido en su orden del día para  la XXXVIII sesión del Comité de Patrimonio Mundial, que se celebrará  en Doha (Qatar) del 15 al 25 de junio, un debate sobre el estado de  conservación del espacio natural de Doñana, con un informe previo del  Centro de Patrimonio Mundial y la Unión Internacional para la  Conservación de la Naturaleza (IUCN) en el que se alude al "impacto  potencial" que para el entorno podrían tener tanto la anunciada  reapertura de la mina de Aznalcóllar (Sevilla) como el proyecto de  dragado de profundización del río Guadalquivir promovido por la  Autoridad Portuaria sevillana. En los documentos de trabajo del mencionado cónclave, consultados  por Europa Press, el informe pone el foco, como uno de los puntos  dignos de consideración, en la posible reapertura de la mina,  apuntando que aunque ésta está localizada a alguna distancia del  bien, "su localización río arriba y su proximidad al Guadiamar  podrían causar un impacto potencial mayor en el Valor Universal  Excepcional (OUV) del espacio en caso de vertido tóxico, como el que  ocurrió en 1998". Por otro lado, se apunta como factor a tener en cuenta, como ya  sucediera en la sesión del año anterior en Phnom Pehn (Camboya), al  dragado del río. A este respecto, el Gobierno de la Nación, siguiendo  una de las directrices aprobadas en 2013 por la Unesco --que llegó a  considerar la posibilidad de que Doñana entrara en la lista de  Patrimonio Mundial en Peligro--, remitió a finales de enero de 2014  un informe sobre el estado de conservación del parque en el que,  entre otros aspectos, se aludía a que no se ha comenzado ninguna  actuación para el dragado, mientras que los estudios técnicos e  iniciativas para mejorar las condiciones del estuario están "en  marcha". Sin embargo, el Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN se hacen  también eco de información adicional remitida por ONG (ecologistas,  sobre todo) en la que se deja claro que los planes de dragar el cauce  fluvial "no han sido oficialmente abandonados" y que, antes bien, han  sido incluidos de cara a su ejecución en los Presupuestos Generales  del Estado. Por otro lado, el Estado ha dado cuenta en su informe de que el  acuífero de Doñana, según los indicadores del Plan Hidrológico de la  Cuenca del Guadalquivir de 2013, se encuentra en buenas condiciones,  si bien se registran reducciones "significativas"; que la  biodiversidad se ha recobrado "con fuerza" en lo que respecta a la  población de importantes especies aviarias y el lince ibérico; y que  la Junta ha suspendido la autorización de dos proyectos de extracción  y almacenamiento de gas al no haberse medido aún los impactos  acumulativos. PREOCUPACION "MAYOR" POR LAS CONDICIONES DEL ACUIFERO Todo ello sirve al Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN para  concluir que el acuífero de Doñana está bajo una presión  "significativa", situación en la que tanto el nuevo esquema de riegos  promovido como resultado del nuevo Plan de la Corona Norte Forestal  como la construcción de una presa en el Guadiamar podrían suponer  impactos "adversos" añadidos sobre el Valor Universal Excepcional de  Doñana. Por tanto, la Unesco, que valora los trabajos llevados a cabo por  la administración española, instándola a continuar con sus esfuerzos,  sí requiere al Gobierno de la Nación para que lleve a cabo un  compromiso "permanente" de no permitir los planes para dragar en  profundidad el Guadalquivir, considerando el impacto potencial de  esta actuación. También expresa su preocupación "mayor" por la continua  aminoración en las condiciones del acuífero, los planes para  incrementar el uso de agua para riegos de arrozales o la ausencia de  un plan para redirigir los "insosteniblemente altos" niveles de  extracción hidráulica, urgiendo en este sentido a que no se autoricen  más proyectos de esta índole si se confirma un impacto adverso. Por último, demanda a la administración estatal invitar a una  misión de monitorización de la IUCN y remitir antes del 1 de febrero  de 2015 otro informe actualizado sobre el estado de conservación del  bien, de cara a su análisis en la sesión de 2015.

  • 1