sábado, 15 diciembre 2018
18:58
, última actualización
Local

La Unesco debate en noviembre la candidatura de las Caleras de Morón al Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Lugar en el que la elaboración tradicional de cal se ha convertido en una seña de identidad y antaño una fuente de ingresos.

el 30 oct 2011 / 10:30 h.

TAGS:

El Comité del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco), en el cónclave programado entre el 22 y el 29 de noviembre en Bali (Indonesia), examinará la candidatura de la fabricación artesanal de cal en Morón de la Frontera (Sevilla) a la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

El núcleo poblacional y pre industrial de las Caleras de la Sierra, enclavado en Morón y cuyos orígenes se remontan al siglo XVIII, está ya inscrito en el Catalogo General del Patrimonio Histórico Andaluz con la tipología de Lugar de Interés Etnológico.

Manuel Gil, presidente de la Asociación Cultural Hornos de la Cal de Morón y promotor de esta candidatura, ha explicado a Europa Press que la candidatura en cuestión ha sido elevada a la VI sesión del Comité del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, a celebrar en Bali, por decisión del Consejo español de Patrimonio Histórico, formado por miembros del Ministerio de Cultura y de los departamentos del ramo de las diferentes comunidades autónomas. En ese sentido, ha destacado la "ayuda" prestada desde la Consejería andaluza de Cultura a la hora de promover esta candidatura a la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

"SEÑA DE IDENTIDAD" DE MORON

Gil ha explicado que la elaboración tradicional de cal es una "seña de identidad" de Morón de la Frontera y antaño fue una gran "fuente de ingresos" para esta localidad de la Sierra Sur de Sevilla gracias a su fabricación "masiva". "Había más de 50 hornos funcionando", ha rememorado. La producción industrial de cal, no obstante, ha desplazado a su elaboración artesanal y, actualmente, Morón es "el único lugar de España" en el que la cal se elabora de esta forma, aunque ya solo "una familia" de siete miembros se dedica a esta actividad.

Las Caleras de la Sierra, integradas por la cantera histórica, el camino de acceso, 25 hornos, seis casas tradicionales y diversos espacios para la producción y el almacenamiento de cal, gozan como se ha informado de una declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) como Lugar de Interés Etnológico. La zona delimitada como Lugar Etnológico, a 5,5 kilómetros del núcleo urbano de Morón de la Frontera, comprende una superficie total de 55.129 metros cuadrados y un entorno adicional de 106.088 metros cuadrados, toda vez que la protección afecta además a las herramientas mejor conservadas.

"PRODUCCION TRADICIONAL"

Y es que como recoge el expediente incoado a tal efecto por la Dirección General de Bienes Culturales y recogido por Europa Press, este poblado "se distingue por la existencia de algunos pequeños productores de cal, gracias a su capacidad de adaptación combinando tradición y modernidad", algo que habría redundado en una diversidad tipológica de los hornos y su supervivencia como testigo del "proceso de producción tradicional de la cal, desde el siglo XVIII, con inspiraciones en los hornos romanos y musulmanes hasta la actualidad pese a que ahora se trate de una cultura del trabajo singular en crisis".

  • 1