sábado, 15 diciembre 2018
01:10
, última actualización
Local

La Unesco destaca la protección del Alcázar, el Archivo y la Catedral

Otro documento para su debate reconoce lo hecho hasta ahora pero no valora el efecto de la torre.

el 19 jun 2012 / 16:22 h.

TAGS:

La Giralda y la Torre Pelli.

El Alcázar, la Catedral y el Archivo de Indias tienen la máxima protección que permite la legislación española, existen disposiciones "para mejorar el área comprendida dentro de una zona tampón cuyo límite está en estudio", en el medio plazo el Ayuntamiento prevé aprobar los planes especiales de las áreas del casco antiguo que faltan y, tras la restauración de San Telmo, se prevé la de las Atarazanas. Así reza en el último informe del Centro de Patrimonio Mundial incorporado a los documentos de trabajo de la 36 sesión del Comité de Patrimonio Mundial que se reúne a partir del próximo día 24 y donde se decidirá si estos tres monumentos sevillanos se incluyen en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro.

Con este nuevo escrito, la Unesco recuerda los criterios por los que Sevilla logró el sello de Patrimonio Mundial para estos tres monumentos, así como en qué se basa su "valor universal excepcional". Analiza su historia, la "integridad" y "autenticidad" de los monumentos de Sevilla, así como su "protección y gestión". Pero no cita en ningún momento a la torre Pelli y sus supuestos efectos sobre el Patrimonio Mundial. De hecho, tendrá que valorarse si estos valores están en peligro por el impacto del rascacielos de 178 metros que se construye en la Cartuja.

El informe se limita a estipular cuatro criterios de cara al debate plenario, uno de ellos que la Giralda, alminar de la antigua mezquita de la medina musulmana, es un "logro artístico" de carácter "único" en el mundo y que influyó en la construcción de numerosas torres en España, y, después de la conquista, en las Américas.

Con todo, el documento indica que "la autenticidad de la serie de tres edificios es hasta cierto punto vulnerable a los cambios en su entorno que podría dejarlos aislados de otros edificios asociados" y que "del mismo modo se garantiza la conservación de los edificios individuales también asociados con el comercio español en las Américas, en el corazón histórico de la ciudad, que sirve como el entorno urbano de los tres monumentos y las características generales de ese entorno urbano". Es decir, se reconoce lo hecho y la importancia de la conservación del entorno.

"Actualmente -prosigue el documento- no hay planes de acción para los tres edificios. Sin embargo, existen disposiciones para mejorar el área comprendida dentro de una zona tampón cuyo límite está en estudio". La Unesco, pues, reconoce que el valor universal excepcional para el conjunto monumental de Sevilla "sigue garantizado mientras tengan lugar mecanismos individuales de protección para cada uno de los bienes inscritos".

Ya en los informes que el Estado español presentó ante la Unesco el pasado año se indica que habría que estudiar la definición de una zona de amortiguamiento, así como la declaración de Patrimonio Mundial de las Atarazanas o el Arenal.

Viaje a París. Y mientras tanto, el alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), comenzó ayer su ronda de contactos para que en el Comité de Patrimonio Mundial los monumentos de Sevilla no entren en la lista negra. Ayer, acompañado del delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, y del vicepresidente de Cajasol , Marcos Contreras, se entrevistó con el embajador español en la Unesco y varios responsables de esta organización internacional. Sin embargo, el Consistorio no informó del contenido de dichas reuniones ni de la estrategia a seguir por el regidor y el Estado español -el único interlocutor con la Unesco- para demostrar que la torre Pelli es compatible con el Patrimonio Mundial .

Lo cierto es que, seguramente, el alcalde contactó con representantes de varios países que tendrán voto en el Comité de Patrimonio Mundial, empezando así la crucial labor diplomática.


  • 1