Local

La Unesco llega mañana para evaluar la torre Pelli

Entre el lunes y el miércoles se reunirán con Cajasol, administraciones, expertos y colectivos.

el 04 nov 2011 / 21:11 h.

TAGS:

El desembarco será el domingo y el regreso el próximo miércoles. La delegación de la Unesco que visitará Sevilla para analizar el impacto de la torre Pelli en el Patrimonio de la Humanidad -la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar- tendrá una agenda apretada durante esos días. Según el gobierno local, este lunes habrá visita institucional al Ayuntamiento con presencia de representantes del Ministerio de Cultura, después será la cita con Cajasol y la visita a las obras. El martes le tocará el turno al comité de expertos, a arquitectos y a colectivos como Ben Baso, Ecologistas en Acción, Túmbala (todos en contra del proyecto). El miércoles habrá una despedida en el Consistorio y, por la tarde, la delegación elaborará su evaluación.

Entre los embajadores estarán un experto del Centro de Patrimonio Mundial de la Unesco y un miembro del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos, órgano asesor de la Unesco) ajeno a su comité español. No en vano Icomos España lleva varios años denunciando el impacto negativo de la torre, de 178 metros de altura en la Cartuja, a 1,5 kilómetros de los monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad y fuera del perímetro de protección marcado por la propia Unesco.

Este organismo internacional pidió a España un nuevo informe a entregar antes del 1 de febrero de 2012 sobre el "estado de conservación" de los monumentos y sobre la "evolución" del rascacielos diseñado por el arquitecto César Pelli. Precisamente lo que van a ver con sus propios ojos el lunes. Lo cierto es que esta "misión" inspectora debió realizarse en otoño de 2009, tal y como se anunció tras la reunión que el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco mantuvo en Sevilla en el verano de ese mismo año.

Precisamente éste es uno de los puntos que denuncia la plataforma Túmbala, ya ha ido avisando de la celeridad con la que marchan las obras. Según sus detractores, avanza "a marchas forzadas". Por ahora, su estructura alcanza ya la décima planta.

La Unesco, a través de su Comité del Patrimonio Mundial, trató sobre el posible impacto del rascacielos en sus tres últimas reuniones anuales: en Sevilla (2009), Brasilia (2010) y París (2011), y en todas sus resoluciones mostró su preocupación por el posible impacto negativo que dicho edificio podría tener sobre los bienes Patrimonio Mundial. No obstante, no tomó nunca medidas drásticas, como la inclusión de Sevilla en la lista de ciudades con patrimonio en peligro. Lo que sí hizo fue pedir a las autoridades españolas más información y les requirió que se paralizara su construcción para dar tiempo a valorar el proyecto.

Por eso Túmbala denuncia es que "público y notorio que dichos requerimientos no han sido tomados en serio por las administraciones ni por Cajasol". "Un ninguneo éste que, es de suponer, no será muy bien considerado por la Unesco", advierten. Túmbala volvió a pedir una reunión (que esperan desde julio) al alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), a quien exigen la paralización por las "irregularidades" que han detectado en el proyecto y en su licencia.

  • 1