Local

La Unesco pedirá explicaciones por el impacto del rascacielos de Cajasol

La Unesco, a través de sus asesores patrimoniales en España (Icomos), ha puesto en su punto de mira el hito de Cajasol, un rascacielos en la Cartuja cuyo impacto sobre la ciudad chirría. Por ello pedirá explicaciones al alcalde, la consejera de Cultura y al presidente de Cajasol.

el 15 sep 2009 / 04:39 h.

TAGS:

La Unesco, a través de sus asesores patrimoniales en España (Icomos), ha puesto en su punto de mira el hito de Cajasol, un rascacielos en la Cartuja cuyo impacto sobre la ciudad chirría. Por ello pedirá explicaciones al alcalde, la consejera de Cultura y al presidente de Cajasol, y emitirá después un informe.

Un alto cargo de Icomos (Comité Nacional Español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos), concretamente uno de sus vicepresidentes, remitirá en breve sendas misivas a Monteseirín, Rosa Torres y Antonio Pulido para solicitarles una entrevista. Así se acordó en su última junta directiva, y se ratificó en la posterior asamblea de finales de abril, con lo que el asunto ha adquirido oficialidad.

El motivo de esas entrevistas no es otro que la preocupación que en el seno de este organismo, que asesora en materia de patrimonio a la Unesco -es decir, a la máxima institución mundial que vela por los Lugares Patrimonios de la Humanidad, y Sevilla lo es-, ha generado el anuncio y detalles del proyecto arquitectónico promovido por Cajasol para su futura sede en los suelos de Cartuja.

Dicho proyecto, en fase inicial de obras y bautizado como Torre Cajasol, ya levantó ampollas en Icomos el año pasado nada más promocionarse, y dio lugar de hecho a un contundente comunicado -del que se hizo eco este periódico- en el que se cuestionaba la idoneidad de un proyecto de estas características en una ciudad como Sevilla, con un urbanismo muy a la europea y un casco histórico por lo general bastante proporcionado.

Tal comunicado era del siguiente tenor: "Construir ese rascacielos no es sólo en sí un impacto y un cambio de modelo urbano, sino que dará argumentos a la construcción de nuevos rascacielos (...); "con la torre, la percepción paisajística del hito por excelencia de la ciudad, la Giralda, se verá profundamente alterada al confrontarse, inevitablemente, con esta nueva edificación de mayor altura"; "Sevilla no necesita de impactos tan profundos para competir y situarse entre las ciudades más innovadoras y creativas".

Con tales mimbres, se colegirá que el representante de Icomos no vendrá de turismo. Y mucho le tendrán que convencer las razones de los promotores para que la lectura negativa que colea en este órgano cambie. Por lo pronto, al asunto se le ha dado carácter urgente, de modo que, si no hay más demora que la lógica en las entrevistas del vicepresidente de Icomos con las tres instituciones implicadas, se espera poder redactar el pertinente informe evaluador antes del verano. Y en él no sólo se harán constar las razones de Cajasol y demás, sino también las de las asociaciones conservacionistas y demás expertos en la materia, amén del impacto mediático que ha tenido la torre.

lo que podría pasar.

Aunque es prematuro pronosticar cómo acabará el asunto, si al final el informe de Icomos España resulta contrario a la construcción del rascacielos por los argumentos someramente expuestos, la Unesco, y en concreto su Comité de Patrimonio Mundial, podría castigar a Sevilla incluyéndola en una vergonzante Lista de Patrimonio Mundial en Peligro, lo que le acarrearía un serio descrédito tanto institucional como turístico, ya que en dicha lista negra suelen estar, en su mayoría, las ciudades del Tercer Mundo que no tienen medios materiales para garantizar la buena conservación de sus Lugares Patrimonio de la Humanidad. De entrar Sevilla, como ha sucedido con alguna otra ciudad del Primer Mundo, sería no por carecer de medios, sino por algo peor: por tenerlos pero gestionarlos de una forma inadecuada.

  • 1