miércoles, 23 enero 2019
11:22
, última actualización
Local

La Unesco reitera su negativa a dragar el río para salvaguardar Doñana

El Comité de Patrimonio Mundial, que se reúne desde este domingo, no debatirá sobre la situación del parque y se limitará a aprobar la resolución inicial.

el 13 jun 2014 / 16:14 h.

TAGS:

Los organismos internacionales temen que el dragado afecte a las marismas del Doñana. / El Correo Los organismos internacionales temen que el dragado afecte a las marismas del Doñana. / El Correo No habrá debate, solo se ratificará la resolución inicial que insta a España a no permitir el dragado de profundización de tramo navegable del Guadalquivir que plantea el Puerto de Sevilla, le pide que invite a los técnicos europeos a ver cómo está Doñana in situ y le solicita un informe actualizado sobre el estado de conservación del parque antes de febrero de 2015. La Unesco, pues, no incluirá este año a Doñana en la lista de patrimonio de la Humanidad en peligro por el proyecto del dragado ni por la reactivación de la mina de Aznalcóllar, otro de los asuntos que preocupa a la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco). Así lo explicó a esta redacción Juanjo Carmona, coordinador de WWF en Doñana, ante el inicio, este domingo día 15, de la XXXVIII sesión del Comité de Patrimonio Mundial, que se celebrará en Doha (Qatar) del 15 al 25 de junio. En su agenda está el estado de conservación del espacio natural de Doñana y la posible afección sobre el mismo de los proyectos de dragado de profundización y de reapertura de la mina de Aznalcóllar, pero no habrá debate porque «los miembros han decidido que no es necesario tal debate porque la resolución previa está completa, es correcta», argumenta Carmona. A su juicio, pese a que este año no se tomará ninguna medida más allá de tal resolución, la Unesco «es ahora más contundente porque le dice a España que no haga el dragado». «Ya no muestra su preocupación, como el año anterior, sino que insta a no hacerlo», apostilla Carmona, para quien ha habido un cambio de posición importante. «Es un órgano serio, si te tira de las orejas no es porque sí», subraya. Por su parte, fuentes del Puerto de Sevilla aseguraron, en línea con lo defendido por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que el Estado ya envío documentación que avala la actuación de las administraciones en ambos proyectos, tanto en el dragado como en la reapertura de la mina. Sin embargo, en el informe previo del Centro de Patrimonio Mundial y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) se alude al «impacto potencial» que para el entorno podrían tener las iniciativas mencionadas. El informe pone el foco en que la «localización río arriba de la mina y su proximidad al Guadiamar podrían causar un impacto potencial mayor en el Valor Universal Excepcional del espacio en caso de vertido tóxico, como el que ocurrió en 1998». Por otro lado, se apunta como factor a tener en cuenta, como ya sucediera en la sesión del año anterior en Phnom Pehn (Camboya), al dragado del río. El Gobierno de la Nación, siguiendo una de las directrices aprobadas en 2013 por la Unesco –que llegó a considerar la posibilidad de que Doñana entrara en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro–, remitió a finales de enero de 2014 un informe sobre el estado de conservación del parque en el que, entre otros aspectos, se aludía a que no se ha comenzado ninguna actuación para el dragado, mientras que los estudios técnicos e iniciativas para mejorar las condiciones del estuario están «en marcha». Sin embargo, el Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN se hacen también eco de información adicional remitida por ONG (ecologistas, sobre todo) en la que se deja claro que los planes de dragar el cauce fluvial «no han sido oficialmente abandonados» y que, antes bien, han sido incluidos de cara a su ejecución en los Presupuestos Generales del Estado. La Unesco, que valora los trabajos llevados a cabo por la administración, le insta a continuar con sus esfuerzos y le requiere al Gobierno de la Nación para que lleve a cabo un compromiso «permanente» de no permitir los planes para dragar. Por último, demanda a la administración estatal invitar a una misión de monitorización de la IUCN y remitir antes del 1 de febrero de 2015 otro informe actualizado sobre el estado de conservación del bien, de cara a su análisis en la sesión de 2015. Fuentes consultadas del Gobierno de España confirmaron a esta redacción que en esta nueva reunión del Comité de Patrimonio Mundial no se prevén novedades, puesto que ya es conocida la resolución inicial. Así pues, está por ver qué ocurre el próximo año, ya que Doñana es difícil que salga de la agenda de los organismos internacionales por su gran relevancia mundial.

  • 1