Cultura

La UNIA y la Bienal crean un laboratorio flamenco que dará tres obras

Los montajes se verán en la Cartuja el 16, 17 y 18 de septiembre, y estudian el salto a Marruecos

el 19 jun 2014 / 13:13 h.

La colaboración entre la Bienal de Flamenco de Sevilla y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) se intensifica de cara a esta nueva edición del festival flamenco con la puesta en marcha conjunta de tres proyectos artísticos que se materializarán en una programación de espectáculos los días 16, 17 y 18 de septiembre. Bajo el epígrafe 48 Noches. Laboratorio Bienal, ambas instituciones enmarcan un trabajo que engloba tres nuevas propuestas artísticas desde su origen y proceso de creación hasta su materialización sobre el escenario, que en esta ocasión será el patio del Padre Nuestro, en el Monasterio de la Cartuja. Estas propuestas son Cartuja a rás, una creación colectiva coordinada por Bulos.net (Raúl Cantizano y Santiago Barber) y Los Voluble (Pedro Jiménez y Benito Jiménez); Vanguardias y retaguardias, a cargo de Gero Domínguez; y Me va gustando, la nueva apuesta de la pareja formada por Marco Vargas y Chloé Brûlé. De este modo, Gero Domínguez da rienda suelta a lo más primitivo del baile y el movimiento en Vanguardias y retaguardias –16 de septiembre, 21.30 horas–. Definido por él mismo como «un recorrido por el tiempo a través del baile y de la música», este espectáculo «expresa un estado de ánimo que no entiende de prejuicios» y que viajará desde las raíces más puras del flamenco hasta lo más nuevo y experimental. Por su parte, Cartuja a rás –17 de septiembre a las 21.30 horas– es un proyecto específicamente creado para el espacio en el que va a ser representado, una producción escénica llamada a dialogar con el entorno monumental de la Cartuja en la que intervienen artistas de diferentes disciplinas como el flamenco, la creación audiovisual, el arte sonoro y el arte en acción. Creación colectiva de Santiago Barber y Raúl Cantizano (Bulos.net) y Pedro Jiménez y Benito Jiménez (Los Voluble), este espectáculo cuenta con algunos de los cantaores jóvenes flamencos de mayor proyección, como es el caso de Rocío Márquez, el Niño de Elche o la bailaora Olga Pericet. Finalmente, la UNIA y la Bienal se han aliado en la producción de Me va gustando, la última apuesta de Marco Vargas y Chloé Brûlé, pareja ya conocida en anteriores programaciones de la Bienal por espectáculos tan exitosos como Ti-me-ta-ble o Cuando uno quiere y el otro no. En esta ocasión, se presentarán el 18 de septiembre para un aforo de 300 personas en el Monasterio de la Cartuja con una propuesta que incluye, además de su baile, la voz ya habitual en sus trabajos de Juan José Amador y los textos de Fernando Mansilla. Sin embargo, la colaboración entre la UNIA y la Bienal quiere seguir avanzando y ya se trabaja en un convenio de colaboración que va a determinar las acciones de estas dos instituciones para su futuro más inmediato. Laboratorio Bienal es el germen de un proyecto conjunto que tendrá lugar en noviembre entre Tetuán y Tánger, las dos ciudades marroquíes donde tiene sede la UNIA. Con el objetivo de mantener y potenciar la internacionalización del festival, Sevilla llevará a jóvenes creadores flamencos a las aulas de estos centros universitarios para que, a modo de work in progress, dialoguen con artistas locales de sensibilidades similares. Los resultados de estos trabajos podrán verse en la próxima edición de la Bienal de Flamenco. «Se trata de potenciar esa función también indispensable en un proyecto cultural y global como es la Bienal de Flamenco de establecer diálogo y espacios de trabajo con la comunidad educativa y académica. Desde las aulas de primaria a la actividad universitaria, los focos de creación en el flamenco deben estar presentes en todos los estadíos de la Educación», dijo ayer Cristóbal Ortega, director de la Bienal.

  • 1