Local

La unidad como defensa ante la grave crisis

A estas alturas, nadie duda de que estamos ante la peor crisis conocida. La situación económica y financiera actual arroja cada día cifras y noticias impensables hace tan sólo unos meses. El fantasma de la recesión, la caída en picado de la bolsa y la subida incesante del paro acompañada, por primera vez en 14 años, de la destrucción de empleo...

el 15 sep 2009 / 17:20 h.

A estas alturas, nadie duda de que estamos ante la peor crisis conocida. La situación económica y financiera actual arroja cada día cifras y noticias impensables hace tan sólo unos meses. El fantasma de la recesión, la caída en picado de la bolsa y la subida incesante del paro acompañada, por primera vez en 14 años, de la destrucción de empleo son realidades que deben movernos a una reflexión profunda sobre el papel que deben jugar el Gobierno, la oposición, la patronal y los sindicatos en un contexto de crisis económica y financiera global al que nos enfrentamos.

La crudeza y contundencia de los datos evidencia que nadie debe ir por libre si queremos afrontar las turbulencias con las máximas garantías. La cumbre convocada ayer por el presidente de la Junta, Manuel Chaves, con varios de sus consejeros, importantes empresarios y los presidentes de las cajas de ahorro andaluzas ha supuesto un formato inédito de interlocución -distinto a la tradicional intermediación de la CEA- y una posibilidad de que el gobierno andaluz y los empresarios señalen puntos de encuentro para diseñar nuevas herramientas con las que hacer frente al problema.

Tienen razón los empresarios al reclamar mayor liquidez de las entidades financieras y menos trabas de la administración a la hora de acometern proyectos de inversión en Andalucía. La patronal, por su parte, debe reconocer los esfuerzos de la Junta al acometer reformas legales para evitar que la burocracia sea un freno a la inversión o la actividad económica y su indicación clara a las cajas de ahorro andaluzas para que 'normalicen' el crédito a las empresas de la comunidad.

Pero todos, con la razón que les asiste, deben ser conscientes de que en situaciones de emergencia como la que se adivina, la unidad de todos es fundamental. En el fondo, empresarios, administración y entidades financieras son conscientes de que, por separado será muy difícil resistir la tempestad económica.

  • 1