Local

La unidad sí es la respuesta

La vuelta de los terroristas de ETA a la brutalidad fría del tiro en la cabeza ha segado la vida de un joven guardia civil y dejado a otro debatiéndose entre la vida y la muerte. Éste es el resultado más doloroso de su exitosa acción criminal, después de intentarlo ya hasta ocho veces desde que la banda puso fin a lo que denominó tregua segando la vida de otros dos inocentes en la T-4 de Barajas.

el 14 sep 2009 / 20:59 h.

La vuelta de los terroristas de ETA a la brutalidad fría del tiro en la cabeza ha segado la vida de un joven guardia civil y dejado a otro debatiéndose entre la vida y la muerte. Éste es el resultado más doloroso de su exitosa acción criminal, después de intentarlo ya hasta ocho veces desde que la banda puso fin a lo que denominó tregua segando la vida de otros dos inocentes en la T-4 de Barajas hace once meses.

Pero con su último mortal tiroteo los etarras también han dado un paso de gigante hacia su final que no será otro que la disolución y el cumplimiento íntegro de las penas que dicten los jueces por los cientos de crímenes que tienen a sus espaldas. Los etarras han cometido por primera vez su crimen en suelo francés. En el sur del país galo, precisamente una zona que siempre les ha servido como refugio -santuario etarra se le ha denominado siempre- cruzando una fina línea que acentuará mucho más aún la presión policial y judicial francesas sobre ellos. Francia mantiene desde hace tiempo un papel muy activo contra el terrorismo de ETA y por eso los dos jóvenes agentes tiroteados se encontraban en el país vecino. Pero a partir de ahora ese acoso será definitivo. Dentro de España el tiroteo de Capbreton ha logrado de golpe lo que no se conseguía desde hace una década cuando otra bala etarra acabó con la vida de Miguel Ángel Blanco: todos los partidos políticos sin excepción se han unido para decir de nuevo basta y hablar con una sola voz. Y ésta es otra muy mala noticia para ETA y sus cómplices sociales que siempre se han aprovechado de la división política de los otros. Unidad y contundencia policial y judicial. ETA no entiende otro lenguaje. Hoy es mucho más débil que al comienzo de esta legislatura pero antes de su desaparición lo volverá a intentar de nuevo. Como lo hizo el sábado en Francia. Sin duda provocará más sufrimiento, pero también sabe desde hace mucho tiempo que fue derrotada por la razón de la democracia.

  • 1