Economía

La unión de la tecnología hace fuerte a la región

La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa ha puesto en marcha un total de 13 centros tecnológicos que se erigen como grandes sistemas de producción en red repartidos por toda Andalucía.

el 14 sep 2009 / 22:12 h.

La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa ha puesto en marcha un total de 13 centros tecnológicos que se erigen como grandes sistemas de producción en red repartidos por toda Andalucía. Algunos de estos sectores estratégicos son la piedra natural, el aceite de oliva o la acuicultura.

La unión hace la fuerza. Esta es la gran consigna de los centros tecnológicos que la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Innovación, ha puesto en marcha en la región andaluza. Los centros tecnológicos fomentan la competitividad de las empresas por la vía del desarrollo tecnológico, la calidad, la internacionalización, la innovación y la transferencia de resultados de investigación.

La Consejería ha patentando estos nuevos escenarios para el progreso con la idea de potenciar espacios de cooperación entre las pequeñas y medianas empresas, grupos de investigación y universidades para que trabajen codo con codo, de manera que el conocimiento fluya y se mejore la productividad. Así se ahorran costes y esfuerzos y se gana tiempo.

El objetivo es convertir los sistemas productivos locales en clúster de ámbito regional mucho más potentes, capaces incluso de atraer proyectos internacionales. El término cluster se aplica a los conjuntos de computadoras construidos mediante la utilización de componentes de hardware comunes, unidos mediante una red de alta velocidad y que se comportan como si fuesen un único ordenador y mucho más potente.

Desde los centros tecnológicos se hace frente a las diversas amenazas y retos emergentes y se resuelven las carencias mediante nuevas estrategias, sistemas de producción más innovadores o cursos de formación para trabajadores y empresarios. Hasta la fecha, existen en la comunidad 13 centros tecnológicos dedicados a sectores productivos estratégicos como la piedra natural, el aceite de oliva o la acuicultura. Desde estas sedes se llevan a cabo investigaciones en las que cooperan tanto universidades como empresas del sector.

La mayoría de estos centros están agrupados en Reta, la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía, y los que aún no están vinculados a la red se encuentran en proceso de adscripción. En concreto, Reta ha destinado a estos nuevos palacios de las tecnologías un total de 400.000 euros en 2007, de los que 200.000 han tenido como objetivo principal el desarrollo de un proyecto destinado a dar un salto de cobertura y calidad y convertir los sistemas productivos locales en clústers de ámbito regional.

Referentes andaluces. El Centro Tecnológico Andaluz de la Piedra (CTAP) es uno de los grandes exponentes andaluces. Está localizado entre las famosas y prolíferas canteras de Macael y su objetivo es desarrollar y planificar proyectos de I+D+I que permitan aumentar la competitividad de las empresas y mejorar su comercialización. Desde su fundación en 2002 se han integrado en su patronato 50 compañías del sector de la piedra natural.

El CTAP lleva a cabo una larga lista de proyectos estratégicos entre los que se encuentran la restauración ecológica de las canteras en ambientes mediterráneos, el tintado de mármoles mediante partículas, nuevas composiciones con materiales nobles o la aplicación de resinas a la piedra natural. Además, se están estudiando otros de primera línea como un sistema inteligente de clasificación por lotes, la normalización del uso de la piedra en la construcción o la reutilización de residuos en la regeneración ambiental.

Algo más reciente es el centro tecnológico de la cerámica Innovarcilla, que desde 2005 divide sus actividades en dos grandes bloques: las destinadas a los fabricantes de cerámica de uso estructural, fundamentalmente de la construcción, y los fabricantes de cerámica ornamental y alfarería. Algunos de sus proyectos estratégicos son los controles de calidad de productos acabados, el desarrollo de una herramienta informática específica para la gestión de la producción y los costes y el diseño y la promoción de las empresas del sector tanto en el ámbito nacional como internacional.

Otro referente es el centro de la industria auxiliar de la agricultura Tecnova, que está formado por 120 empresas almerienses del sector y engloba a compañías dedicadas a fitosanitarios, transporte, conservación, invernaderos y embalajes. Desde Tecnova, constituido en 2001, se han puesto en marcha un conjunto de actividades centradas en la producción, manipulación y comercialización agrícola (plásticos, agroquímicos, semillas), así como en servicios especializados de ingeniería agrónoma, informática especializada o consultoría.

  • 1