“La unión física entre los dos núcleos tendrá que esperar”

La viviendas en Pago de Enmedio se levantarán cuando mejore la economía” .

el 11 may 2013 / 23:00 h.

Francisco Javier Fernández, alcalde de La Rinconada Francisco Javier Fernández, alcalde de La Rinconada Francisco Javier Fernández (PSOE) es el alcalde de La Rinconada, uno de los municipios más importantes de la provincia de Sevilla, con aproximadamente 38.000 habitantes, que es la envidia de muchos al haber logrado que su Ayuntamiento sea de los pocos que no acumulan deudas. –¿Con los problemas económicos que tienen los ayuntamientos, cómo ha conseguido que La Rinconada no tenga deudas ? –La clave está en que hemos sido capaces de planificar las cosas a largo plazo. Esto se debe a que el PSOE lleva 30 años en el Gobierno de la localidad y hemos podido plantear proyectos a largo plazo, además hemos sido austeros y el dinero que se ha ingresado del urbanismo no se ha consolidado como gasto de infraestructuras. –¿Cree que esta situación económica se mantendrá este año? –En principio sí. Estamos trabajando para que el Ayuntamiento sea capaz de mantener el equilibrio económico-financiero en los próximos años sin realizar ajustes y sin recortar en servicios públicos. Esta situación también dependerá de la reforma que haga el Gobierno de la Ley de Haciendas Locales.  –La crisis ha golpeado con dureza a la construcción y su proyecto emblemático es Pago de Enmedio, donde se contempla levantar unas 4.500 viviendas. ¿Esta situación cómo les ha afectado? –El proyecto se planificó desde varios puntos de vista. Cuando se planteó en 2003-2004 ya atisbábamos que deberíamos participar de manera directa en la unión física entre La Rinconada y San José. No se podía dejar en manos privadas, puesto que era un proyecto de futuro de las familias, y la única garantía de que se desarrollase era desde el sector público. Ahora, tal y como está la situación, se ha reprogramado por la inexistencia de créditos, ni a promotores ni a ciudadanos de a pie, y porque el Gobierno central ha retirado todas las ayudas a la vivienda pública. Sin embargo, los ciudadanos de La Rinconada tienen que tener la tranquilidad de que su Ayuntamiento y la Junta de Andalucía han blindado el futuro para que este proyecto sea ganador. –¿Se ha levantado alguna vivienda en Pago de Enmedio? –Se ha terminado la primera fase de urbanización y ya hay equipamientos como la central de seguridad y se va a iniciar la construcción de un colegio. Lo que sí se ha consolidado son las zonas aledañas. Hace unos meses entregamos las 100 primeras viviendas públicas, 70 de integración social con un alquileres de 90 euros al mes, y el resto en régimen de alquiler con opción a compra.  –¿Hay alguna fecha fijada para que la unión entre La Rinconada y San José sea una realidad? –Es un proyecto que no se ha definido con un horizonte temporal claro. En Pago de Enmedio la primera fase de urbanización de 40 hectáreas está acabada y los ritmos de construcción dependen de la demanda. A fecha de hoy, aún teniendo un registro de demandantes de vivienda importante, de unas 1.000 personas, éste sólo es teórico, porque la realidad marca que ahora los ciudadanos ven muy difícil acceder a una vivienda pública por las dificultades económicas que existen.  –¿Entonces de plazos mejor no hablar? –El proyecto de La Unión tenía dos connotaciones, la física y la sociológica. Esta última sí se está produciendo, porque los vecinos de La Rinconada han hecho suya La Unión, y la utilizan a diario para conectarse entre ambos núcleos con el transporte público o haciendo uso del carril-bici y como espacio de ocio. Ése era el principal motor: unir ciudadanos. La unión física es un proyecto que será a más largo tiempo y que tendrá que esperar a que haya indicios de recuperación que nos impulsen a iniciarla.  –¿Tiene novedades sobre el recurso que interpusieron por el abono de las expropiaciones? –Está en el Tribunal Supremo y esperamos que en un tiempo prudencial haya un fallo definitivo. Lo que está claro es que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía deja patente que la Junta y el Ayuntamiento negociaron bien, puesto que el tribunal decía que había que pagar la cantidad que se abonó. Es verdad que todavía queda recorrido, pero cuando llegue el momento ahí estaremos con EPSA para pagar. Si sale en un momento en el que no haya recursos, los propietarios se tendrán que sentar a negociar con las administraciones, ya que esa operación prácticamente sólo ha tenido gastos. –¿Qué supone que la SE-40 discurra por su término municipal? –Nos ha permitido ser muy competitivos frente a otros municipios de la provincia. Además, a corto plazo el retraso en su ejecución beneficia a las localidades en las que sí está abierta, aunque, como es obvio, lo deseable es que los 77 kilómetros estén en funcionamiento. –¿Piensa presentarse a las próximas elecciones municipales? –Habrá que esperar a que llegue el momento, pero si el partido y los ciudadanos lo creen oportuno, sí me presentaré.

  • 1