martes, 19 febrero 2019
13:18
, última actualización
Local

La unión ibérica gana adeptos

La mitad de los portugueses y un tercio de españoles apoya ya la integración.

el 21 may 2010 / 19:16 h.

TAGS:


La unión ibérica, entre España y Portugal, es una idea que cada vez tiene mejor acogida a ambos lados de la frontera puesto que casi la mitad de los portugueses son favorables a algún tipo de integración, propuesta que seduce a un tercio de los españoles, según un estudio publicado por la Universidad de Salamanca.


En el barómetro de 2009, el primero que se hizo, la idea de una federación de Estados era apoyada por el 30,3% de los españoles (en 2010 ha subido al 31%) y el 39,9% de los portugueses (sube hasta el 45,6% en 2010).


Realizado por el citado centro universitario, con el apoyo del Centro de Investigación de Estudios de Sociología de Lisboa, el estudio, que han elaborado Salvador Santiuste y Mariano Fernández, se ha hecho mediante encuestas telefónicas sobre una muestra de 1.946 entrevistas. Este barómetro propone cuatro fórmulas de integración y a medida que son más flexibles crece también el apoyo a ambos lados de la frontera, según destacaron ayer los autores del análisis en su presentación. De esta manera, en una escala de cero a diez, ni españoles ni portugueses aprueban la creación de un único Estado unitario al modelo francés (los españoles lo puntúan con un 3,30 y los portugueses con un 3,82).


En cambio, a la fórmula de un Estado federal, los españoles le dan 3,64 puntos y los portugueses un 4,08; un Estado confederado como es Suiza obtiene 4,12 puntos por parte de los españoles y un 4,74 de los portugueses.


Si se plantea establecer una alianza con plenos derechos políticos a los ciudadanos de cada país residentes en territorio del otro la valoración de los españoles es de 6,20 puntos y de 6,61 de los portugueses, puntuación similar a la que obtiene la propuesta de crear una alianza estable en la Unión Europea (UE) y ante Latinoamérica (6,20 puntos de los españoles y 6,14 de los portugueses).


La gran mayoría de los ciudadanos de los dos países valora las relaciones entre ambos como buenas o muy buenas, una percepción que también ha mejorado en el último año y que tiene el 74,3% de los españoles y el 74,4% de los lusos. Tampoco los temas comunes derivados de más de mil kilómetros de frontera común se aprecian de forma "problemática" por los dos vecinos, aunque sí ha crecido el número de personas que cree que es un problema que el país del otro sirva como refugio de delincuentes o terroristas, en lo que ha podido influir, según Santiuste, las detenciones de etarras de enero en Portugal. Así, frente al 25,3% de los ciudadanos del país vecino que en 2009 veía esta cuestión como "muy o bastante problemática" en 2010 el porcentaje sube al 39,1%. De igual forma crece entre los ciudadanos españoles, quienes en 2010 lo destacan como "muy o bastante problemático", mientras que el año anterior lo hacía un 36%.


Respecto de las propuestas de cooperación planteadas, los portugueses son más favorables que los españoles a todas, aunque gana, si duda, la opción de estrechar la colaboración en el ámbito policial, judicial y militar (92,8% de los españoles y el 94% de los portugueses). La homogeneización del sistema fiscal es la única iniciativa de colaboración que no aprueban los españoles (sólo gusta al 40,1%) y en cambio cuenta con el apoyo del 65,1% de los portugueses. Otro aspecto que destaca este estudio es cómo perciben los ciudadanos de ambas naciones las características nacionales del otro y así los españoles destacan de sus vecinos sobre todo el orgullo nacional, su simpatía, laboriosidad y responsabilidad individual.


unión ferroviaria. Otro de los puntos que unirá las dos naciones es el Tren de Alta Velocidad (AVE). Ayer, el primer ministro de Portugal, el socialista José Sócrates, ratificó la construcción del tren de alta velocidad a Madrid y se mostró confiado en que España no retrasará la obra. El principal partido de la oposición, el Social Demócrata (PSD, centro-derecha) volvió a pedir la suspensión de ese proyecto por la crisis económica que sufre Portugal y cuestionó que Lisboa siga adelante con él cuando en España se ha anunciado una suspensión temporal de las obras de alta velocidad. A pesar de ello, Sócrates, aseguró que España "no ha desistido" y citó una noticia de la agencia Efe en la que el Ministerio de Fomento confirma el cumplimiento de los plazos del tren a Portugal, previsto para 2013.

  • 1