viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Local

La Universidad garantiza que los exámenes de febrero se harán en su fecha pese a la huelga

El Rectorado toma posiciones ante la amenaza de una huelga de profesores. “Las incidencias serán abordadas de acuerdo a la normativa aplicable”.

el 05 dic 2013 / 22:05 h.

TAGS:

La palabra estuvo rondando el salón de actos de Económicas toda la mañana, pero no fue hasta el final, casi cinco horas después de que se abriera la sesión, cuando se pronunció. El rector Antonio Ramírez de Arellano se refirió oficialmente a la propuesta –aún no está convocada– de huelga que promueve la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad de Sevilla (Adius) para empezar a fijar posiciones: los exámenes serán en los días previstos. “Les puedo asegurar –se dirigió el rector a los claustrales– que tanto yo como mi equipo y los responsables académicos de esta institución trabajaremos para asegurar que los exámenes se celebrarán en las fechas previstas y ello será compatible necesariamente con el ejercicio del derecho de huega, si es que se convoca”. Ramírez de Arellano dejó en la sala un mensaje encriptado: “Las incidencias sobrevenidas serán abordadas con sentido de la responsabilidad, de acuerdo a nuestros reglamentos y a la normativa aplicable”. Adius, a través de uno de sus miembros, José Pérez de Lama, defendió en el Claustro los motivos por los que se convocaría la huelga. El primero y más repetido durante la sesión de ayer fue el referente a la carga docente del profesorado. En su informe de gobierno, adelantado por este periódico, el rector revela que este curso ha empezado con 78 profesores menos. Esta situación y la imposibilidad de contratar a nuevos docentes por la tasa de reposición del 10% ha llevado a que un 11% del total de los profesores a tiempo completo (3016) estén por encima de las ocho horas semanales. De esos 335 profesores, 237 tienen nueve horas y 98, más de nueve. El colectivo más afectado es el del profesorado sustituto interino y el profesor colaborador, seguido de los profesores contratados y los titulares y catedráticos de escuela universitaria. Estas tablas soliviantaron a algunos de los representantes de Adius, caso de Víctor Molina:“Es una patraña. No nos hizo usted [en alusión al rector] un favor por ponernos a 32 horas semanales”. La réplica del rector, que ayer estuvo regañón con más de un claustral, no se hizo esperar: “Los números sobre carga docente son los que son. La única manera es repartir de otra forma porque no podemos contratar a más personal. Tenemos una restricción”. Una restricción que se llama tasa de reposición del 10% (de 10 bajas sólo se puede cubrir una). Adius no cuenta hasta el momento con el apoyo de todos los sindicatos. Sólo el SAT ha dejado claro su respaldo. En el sector de los estudiantes, los que en definitiva van a salir perjudicados en caso de que se materialice la huelga en los exámenes de febrero, hubo algunos claustrales que se mostraron a favor de la huelga. Los centros están convocando asambleas para tomar posiciones de manera oficial. Uno de los primeros en hacerlo (a favor) ha sido la Facultad de Comunicación. Pero para los estudiantes lo más acuciante son las becas y las ayudas al estudio en un momento en el que la crisis ya ha hecho estragos en las familias. Alfonso Torres, portavoz del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus), pidió un plan propio de becas (prometido ya por el rector antes del verano) y que el B1 (acreditación de idiomas obligatoria para que los alumnos obtengan el grado) sea gratuito. La profesora Laffarga, de Económicas, calificó de “fraude” la aplicación del Espacio Europeo de Educación Superior. “Tenemos aulas con hasta 100 alumnos”. Sobre esto, sobre las becas, sobre la carga docente, sobre la aplicación de los trabajos fin de máster... sobre todos los temas, el rector pidió “una reflexión serena”. Su informe de gestión quedó listo para su votación la semana que viene.

  • 1