Local

La Universidad se rediseña

El traslado de la Politécnica de Los Gordales a Bermejales es el segundo introducido en los convenios con el Ayuntamiento.

el 09 nov 2009 / 21:13 h.

TAGS:

Desde que la Universidad de Sevilla diseñó con el Ayuntamiento en el curso 2005/2006 el nuevo mapa de espacios universitarios dentro del marco de revisión del PGOU, la institución académica, bien por nuevas necesidades o por imponderables externos, se ha visto obligada a hacer modificaciones en ese boceto pactado por el ex rector Miguel Florencio, el alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín y ejecutado por el entonces vicerrector de Infraestructuras y actual mandatario de la Hispalense, Joaquín Luque.

Hasta ahora han sido dos los cambios de calado introducidos en el proyecto inicial. El primero tuvo como protagonista a la Facultad de Medicina. Ésta no se ampliará en su actual ubicación, junto al Macarena, sino que será trasladada al Virgen del Rocío.

La última modificación se conoció la semana pasada. El alcalde sorprendía a vecinos y, sobre todo, a la Universidad, anunciando en un acto rutinario en Los Bermejales (y casi a la misma hora que se celebraba un consejo extraordinario de Mercasevilla), un principio de acuerdo para trasladar la Politécnica desde Los Remedios al solar escogido en su día para albergar la mezquita, y no a Los Gordales -como estaba recogido en el PGOU- por los problemas jurídicos que retrasarán sine die su puesta en marcha. El Consistorio cederá en Los Bermejales 12.000 metros cuadrados a la Hispalense a coste cero a cambio de que ésta se encargue de meter dentro del concurso de construcción de la nueva escuela la edificación de un centro cívico para el barrio.

Con estos mimbres encima de la mesa, hagamos memoria. La mezquita en Los Bermejales fue tumbada por los vecinos con el argumento de que se le usurpaba al barrio suelo para otros equipamientos. Este precedente, pero aún más el de la sentencia del TSJA contra la biblioteca del Prado, son los que llevaron a la Universidad a tratar el traslado de la Politécnica con el mayor de los sigilos y que la incontinencia verbal del alcalde ha echado por tierra.

La Hispalense no quiere ser de nuevo el blanco de las iras vecinales. Ejecutará el cambio bajo dos premisas: que haya consenso con los residentes -liderados por la alcaldesa de Los Bermejales, Conchita Rivas- y que la situación no se aproveche para exigirle un centro cívico cuyo coste exceda con mucho lo ya hecho en la ciudad. Le ha dejado claro al alcalde que se meterá en esta operación siempre y cuando deje atados "todos los cabos". Ni aristas políticas, ni vecinales. Así, la Universidad estaría dispuesta a firmar un convenio con el que contribuir a "construir ciudad".

La negociación con Los Bermejales será un hueso duro de roer. Envalentonados tras el éxito de la mezquita, no se contentarán con cualquier cosa. Conchita Rivas ya ha advertido de que estudiarán si el número de metros cuadrados que se reservan son los adecuados y si el proyecto que se presenta cumple con su deseo de tener "el mejor centro cívico de Sevilla". La Universidad ha optado por la prudencia. La factura que ha pagado tras el varapalo judicial contra la biblioteca -no sólo económico, sino de imagen- ha sido elevada. Pero sabe que cualquier escollo en este asunto puede venir a empeorar el "problema urgente de espacio" que tiene la Politécnica.

  • 1