Local

La Universidad se topa con la Historia para tener más accesibilidad

La Hispalense reconoce la dificultad de adaptar el Rectorado a los discapacitados.

el 17 nov 2009 / 20:21 h.

TAGS:

Fachada del Rectorado.
La Universidad de Sevilla considera que la adaptación de sus edificios, recintos e instalaciones tiene un grado elevado de adaptación para los discapacitados que, en los centros de reciente construcción, alcanzan casi el 100% de adaptabilidad. Sin embargo, un informe elaborado por la Hispalense ha detectado déficits en los recintos históricos, sobre todo el Rectorado, en la calle San Fernando.

"El estudio analiza la situación de 39 centros de la Universidad -apuntó ayer el coordinador del trabajo, David Marín- y la media de adaptación es elevada, pero centros como el Rectorado tienen más problemas al estar protegidos casi en su totalidad por la legislación sobre Patrimonio". La Hispalense realizará un plan para acabar con las deficiencias detectadas por este trabajo.

Según indicó Marín, en este edificio "incluso tirar un cable, abrir un hueco para instalar un ascensor o instalar en las escaleras un elevador para discapacitados es la mayoría de las veces imposible".

Entre los 39 centros estudiados por este trabajo de la Hispalense -titulado Una universidad para todos y auspiciado por la oficina del Defensor Universitario- "se encuentran tanto facultades como colegios mayores, centros de investigación, instalaciones deportivas y edificios administrativos", indicó Ignacio Ugalde, Defensor Universitario.

Ugalde concretó también que, una vez el estudio se ha culminado, la Universidad trabajará en la redacción de un plan -que irá acompañado de una partida económica- para eliminar las barreras detectadas.

"Este trabajo no responde a ninguna queja formulada a la Oficina del Defensor sino a la voluntad de la Hispalense por mejorar esta situación a partir de un análisis de cómo estamos en la actualidad", manifestó Ugalde, quien detalló que el marco legislativo que se ha tomado como base para estudiar la adaptación de los centros es el decreto sobre la materia de la Junta de Andalucía en 1992.

La directora del Servicio de Asistencia a la Comunidad Universitaria (SACU), Rosa Muñoz, quien recibió el estudio de manos de Ugalde, recordó que la Hispalense lleva trabajando con intensidad en la adaptación de sus centros y sus instalaciones desde el curso 2003/2004, cuando firmó un convenio con la Confederación Andaluza de Minusválidos que se materializó en un primer estudio sobre el grado de accesibilidad de la Universidad de Sevilla.

Muñoz detalló también que los déficits que quedan por resolver son, en casi todos los casos, arquitéctónicos. "Que además -según manifestó Muñoz- son las que requieren más inversión".

De esta manera, explicó que, entre otras cosas, la Hispalense "ya cuenta con intérpretes para lenguaje de signos para las personas sordas, y con sistemas de luces para sustituir a los timbres de llamada". En el caso de las personas ciegas, hay estudiantes colaboradores que los acompañan.

  • 1