Local

'La universidad tendría que proteger mejor a los erasmus'

Nerviosa y preocupada por su futuro académico, la estudiante de la Hispalense procesada en Turquía tras acudir a una manifestación ilegal reclamó ayer más apoyo a la universidad y propuso un seguro jurídico para casos como el suyo. El Consejo de Alumnos trasladará su sugerencia.

el 16 sep 2009 / 04:43 h.

TAGS:

Nerviosa y preocupada por su futuro académico, la estudiante de la Hispalense procesada en Turquía tras acudir a una manifestación ilegal reclamó ayer más apoyo a la universidad y propuso un seguro jurídico para casos como el suyo. El Consejo de Alumnos apoya la sugerencia.

Adriana Espinosa, la joven de 24 años que al mes de llegar a la ciudad turca de Gaziantep asistió a una manifestación que le costó una acusación por "propaganda terrorista", insistió ayer en que al iniciar su beca Erasmus no tenía toda la información que hubiera necesitado. Por eso reclama que la Universidad de Sevilla haga suyo su problema y lo evite en el futuro facilitando a los erasmus una guía completa sobre el lugar al que vayan a estudiar y un seguro jurídico que cubra los gastos en estos casos, ya que la estudiante ha tenido que pagar a un abogado.

Adriana acudió en octubre con dos amigas kurdas a una protesta en favor de los derechos de esta población por la que la Policía la interrogó y la Justicia la acusó de "propaganda terrorista". El caso fue desestimado, pero el fiscal propuso un juicio por "dirección, preparación y participación en concentraciones ilegales", que se celebrará el 1 de julio y por el que se exponía a hasta cinco años de cárcel. Anteayer, Adriana supo por su abogado turco que han vuelto a rebajar los cargos y ya sólo la acusan de "participación en manifestación ilegal", penado con entre uno y tres años de cárcel y una "fuerte multa". Adriana, que no va a volver a Turquía para el juicio, también se enteró de que la Justicia turca pedirá que se le tome declaración en España.

La joven dijo que en caso de ser condenada llegará hasta el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo porque se siente víctima de un trato injusto, y porque una condena truncaría su vocación de periodista internacional. "No voy a aceptar ninguna, aunque sea pequeña", dijo. Y añadió que pretende poder volver a Turquía porque conserva amigos allí. "Esta situación es kafkiana, pero me alegro de haber ido porque lo que he vivido no tiene precio", insistió.

El Consejo de Alumnos, Cadus, que criticó ayer a la Hispalense por no arropar suficientemente a Adriana y llegó a acusar a la universidad de "lavarse las manos", dijo que trasladará a los órganos de Gobierno la propuesta de Adriana de que crear un protocolo que garantice a los erasmus más información sobre sus ciudades de destino y mayor protección jurídica. Anunciaron además acciones reivindicativas en la universidad si la chica llega a ser condenada.

  • 1