Local

La UPO aprueba su entrada en la segunda tecnópolis de la provincia

El consejo de gobierno de la Universidad Pablo de Olavide aprobó su entrada en la tecnópolis proyectada por Dos Hermanas en Entrúcleos, con una participación del 5% en el capital. Consolida así su interés en estar presente en la Ciudad del Conocimiento que compite por ser la segunda Cartuja 93.

el 14 sep 2009 / 20:35 h.

TAGS:

El consejo de gobierno de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) aprobó el viernes su entrada en la tecnópolis proyectada por Dos Hermanas en Entrúcleos, con una participación del 5% en el capital. Consolida así su interés en estar presente en la conocida como Ciudad del Conocimiento que compite por ser la segunda Cartuja 93.

En concreto la UPO formará parte de la empresa que gestionará el desarrollo de este proyecto: Parque de Investigación y Desarrollo Dehesa de Valme, que el pasado día 9 aprobó facultar al alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano (PSOE), a ofrecer a la UPO la participación en la que pretende ser la segunda tecnópolis del área metropolitana tras la colmatación de Cartuja 93 y que compite en esta carrera con el proyecto liderado por Alcalá de Guadaíra y Sevilla en el que Dos Hermanas todavía se muestra reacia a participar.

En este sentido, si bien la UPO está convencida de que participará en los dos proyectos, la intención es que Dos Hermanas se incluya en el que proyectan las otras dos ciudades del área metropolitana, pero las no muy buenas relaciones entre su alcalde y el de la capital hispalense, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), hacen por ahora poco probable su entrada en esta tercera tecnópolis.

Es más, el alcalde de Dos Hermanas ha manifestado en varias ocasiones que su proyecto será una realidad antes y cuenta con todos los parabienes de la Consejería de Obras Públicas. De hecho, su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) es el que lleva más tiempo aprobado, mientras que el de Sevilla lo fue recientemente y el alcalareño está iniciándose ahora.

Uno de los objetivos centrales de la UPO es potenciar la investigación de calidad y la transferencia tecnológica. "Un paso más en la potenciación del proceso de la transferencia tecnológica, que está resultando clave en el desarrollo de las universidades, es la participación en parques tecnológicos", según informaron ayer desde esta institución para justificar su decisión. Se trata de propiciar la interacción universidad-empresa mediante el uso de espacios comunes.

El 16 de abril de 2004 se constituyó Parque de Investigación y Desarrollo Dehesa de Valme, cuyos objetivos son, entre otros, la promoción, creación e instalación de empresas, industrias o servicios dirigidos al desarrollo tecnológico, el fomento de proyectos de I+D+i (investigación, desarrollo e innovación), y la realización de convenios de colaboración con las universidades de Andalucía. La Ciudad del Conocimiento, ya bastante urbanizada, supone la colaboración de estas dos instituciones y también de la Junta de Andalucía y la Universidad de Sevilla, que forman parte del plan.

La tecnópolis está incluida en un proyecto más ambicioso para Entrenúcleos, el terreno que separa el casco urbano principal de Montequinto y que será la mayor promoción inmobiliaria de la provincia, con 13.500 viviendas. Se trata de una iniciativa incluida en el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (Potaus) como área de oportunidad al considerarse que tiene un carácter supramunicipal.

Comprende una extensión total de 720 hectáreas de la también conocida como Dehesa de Valme, de las que más de 395 serán de construcción y el resto son suelos en los que están previsto los diferentes sistemas generales de comunicación y servicios, que de hecho es lo primero que se está acometiendo.

Es más el principal viario, el que conecta la Avenida de Adolfo Suárez (o Arco Norte) con la parte oeste de Montequinto llegando hasta la UPO y al Gran Hipódromo de Andalucía, ya está en funcionamiento.

Otros, los que tienen su inicio en la gran glorieta de Entrenúcleos ya están en ejecución. El primero cuesta 11 millones de euros y tiene dos calzadas partidas por un gran bulevar para el paso de la línea 1 del Metro de Sevilla. El segundo supera los 16 millones de euros y se refiere a su prolongación.

  • 1