Local

La US y la UPO protegerán sus centros de datos con un sistema de vigilancia por radiofrecuencia

el 19 oct 2010 / 11:13 h.

TAGS:

La Universidad de Sevilla (US) y la Pablo de Olavide (UPO), a  través de la 'spin off' sevillana Vigía Tech, apoyada por la Agencia  de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), protegerán sus  centros de datos a través de un servicio de vigilancia mediante  tecnología RFID activa o radiofrecuencia activa.  

En una nota, Andalucía Innova explica que la tecnología RFID  activa permite llevar a cabo una gestión de seguridad, con el control  en tiempo real de accesos a sala del centro de datos y a los  armarios; la gestión de activos, con el inventario y rastreo de  equipos; y de energía, con el control de la humedad, temperatura y  líquidos en salas y armarios, donde "una variación de la  refrigeración, debido al gran calentamiento que provocan los centros  de datos, perjudicaría al material informático.  

Así, se coloca un 'tag' o etiqueta de radiofrecuencia activa en  los objetos --en este caso en puertas de las salas y armarios--, que  emite un código único y señales constantemente en una frecuencia "muy  amplia y limpia" (la frecuencia 433). A continuación, una red de  receptores capta las señales de los 'tag' y las envía a través de la  red a un 'software' desarrollado por Vigía Tech.  

A través de este 'software' se puede controlar si alguien no  autorizado ha accedido a una sala o a un armario de datos. "Tiene la  ventaja de que no depende de ninguna otra tecnología como es el caso  del GPS y que además se puede utilizar en lugares cerrados", explica  la gestora de proyectos de la empresa, Inmaculada Tena.  

En el caso de la Universidad de Sevilla (US), el sistema ya está  funcionando en el rectorado y está en marcha un nuevo proyecto de  gestión de activos en el Edificio Rojo. Este último, que llevarán a  cabo Vigía Tech y la empresa Aliatis, permitirá, además de contar con  un inventario a tiempo real de todo el 'hardware', saber la zona en  la que se encuentra y sus movimientos.  

Por su parte, en el caso de la UPO, no sólo instalarán la  tecnología RFID en el centro de datos sino también en el Centro  'Housing' de investigación de la universidad. "El primero está  previsto que esté listo en aproximadamente un mes", asegura Tena,  quien añade que están integrando sus alarmas con el sistema de  incidencias de la UPO para que se reciba el parte de problemas en un  mismo sistema.

Este sistema de localización, desarrollado por profesores  titulares y visitantes del Departamento de Tecnología Electrónica de  la Universidad de Sevilla en 2005, "no sólo es válido para centros de  datos sino para cualquier otro objeto de valor que se quiera  inventariar o tener localizado: desde manuscritos o joyas a pantallas  de plasma u ordenadores portátiles".

En la actualidad, comenta Tena, "estamos centrando nuestros  esfuerzos, en la protección de centros de datos y en la gestión de  activos como los casos mencionados y en la gestión de recogida de  residuos".  

"El potencial de esta tecnología no se queda aquí, ya que se  amplía a medida que se amplían las características de las etiquetas",  explica Tena, que matiza que ya hay 'tags' a los que se les puede  incorporar cualquier tipo de sensor, "incluido el detector de  fluidos", lo que aumenta sus posibilidades de uso. De hecho "podemos  ofrecer soluciones en áreas como la hospitalaria, la seguridad, la  logística o el ocio", asegura.

  • 1