Economía

La venta de fincas rústicas crece tras 2 años de caídas

La provincia sigue una tendencia contraria a Andalucía y al conjunto nacional.

el 13 feb 2011 / 19:19 h.

Elena Salgado, vicepresidenta económica, comparece tras una reciente reunión del Ecofín.

La tierra está considerada un valor refugio, sobre todo en momentos de incertidumbre económica como el actual. Probablemente sea éste el motivo por el que la venta de fincas rústicas (esto es, suelos no urbanos ni industriales, terrenos en los que se incluyen instalaciones y viviendas) se animó durante 2010 después de dos años de caídas.

Aunque lo hizo de manera leve -creció el 1,83%, pasando de las 4.907 vendidas en 2009 a las 4.997 del pasado año- cambió la tendencia de los dos años anteriores, en los que la crisis económica había hecho también mella en las compras de fincas en el campo sevillano.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), este crecimiento es parejo al que vivió durante el pasado ejercicio el sector de la vivienda -que se apuntó un crecimiento considerable a nivel nacional, del 6,8%, y más leve, del 0,63%, en Sevilla- aunque en este caso el alza se relaciona de manera directa con la finalización de la desgravación por compra de vivienda para las rentas superiores a 24.000 euros.

Sin embargo, este asunto no tiene repercusión en las ventas de las fincas rústicas, ya que a la hora de comprarlas el cliente no obtiene desgravaciones al no ser consideradas primera residencia.

Así, parece que este ascenso en las ventas se debe a la caída de los precios de la tierra, que habría animado a los compradores, sobre todo en estos momentos de crisis en los que la inversión en ladrillo, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, ha pasado a un segundo plano.

De hecho, los precios de la tierra rompieron su racha alcista durante 2009 en la provincia de Sevilla, al situarse el coste por hectárea en 18.415 euros frente a los 19.036 euros de un año antes, esto es, se anotó una caída del 3,2%.

En cualquier caso, no creció de la misma manera en todos los cultivos. Así, contrastó la bajada del olivar para producción de aceite -del 11,1% en el caso del regadío y del 14,2% para el secano- y de los pastizales -del 17,1%- con el encarecimiento del arroz (en un 10,6%) y el frutal de regadío (un 5,5%). Las claves: la crisis que soporta la industria oleícola, el final de la sequía en los arrozales y su atractivo para ubicar plantas solares en ellos, el menor interés de los pastos para la ganadería y los mercados internacionales para la fruta de hueso.

En cualquier caso, los datos de la provincia de Sevilla en lo que a la venta de fincas rústicas se refiere contrastan notablemente con el descenso experimentado en la comunidad andaluza, que fue bastante acusado durante el pasado año respecto a 2009, tras caer casi un 10%, según los últimos datos del INE. En el caso de la vivienda, la región tuvo un comportamiento similar, ya que también registró un descenso en este apartado en 2010, aunque menos fuerte, ya que fue del 3,6%.

En el conjunto nacional la tendencia de la compraventa de fincas rústicas fue también a la baja, aunque no de manera tan notable como en Andalucía. En este caso, el desplome fue del 2,8%.

En cualquier caso, esta bajada contrasta con el fuerte ascenso experimentado en el sector de la vivienda, del 6,8% durante el pasado año, aunque como se apuntó con anterioridad, esta subida estuvo muy marcada por el fin de la deducción a la compra de pisos para las rentas medias y altas.

  • 1