Deportes

La venta no será legal hasta el OK del CSD, según el contrato

Lopera vendió sus títulos por 16.173.000 de euros, un tercio de lo que supuestamente exigió a BSport, Luis Castel o el Grupo Azabache, sociedades que trataron de asumir el control del Real Betis en los estertores del loperismo.

el 03 ago 2010 / 19:56 h.

El contrato de venta de las acciones de Farusa a Luis Oliver multiplica las dudas sobre el proceso de negociación y los verdaderos intereses de una sociedad de apenas 10.000 euros de capital social, Bitton Sport, y los del ex consejero delegado y máximo accionista, un Manuel Ruiz de Lopera que vendió sus títulos por 16.173.000 de euros, un tercio de lo que supuestamente exigió a BSport, Luis Castel o el Grupo Azabache, sociedades que trataron de asumir el control del Real Betis en los estertores del loperismo.  

Uno de los puntos más curiosos y que resta credibilidad a la operación es el que estipula que el acuerdo de compra-venta no se hará efectivo hasta que el Consejo Superior de Deportes (CSD) no autorice la gestión, una medida que continúa sin resolverse.

Además, según el documento original, Lopera, representado por la administradora única de la Sociedad Mercantil Familia Ruiz Ávalo S.A., Ana María Ruiz Peña, recibió 1,1 millones como primer plazo y fórmula de garantía, 1 millón menos de la cantidad anunciada por Oliver en su presentación.

Por otra parte, y según reza en el documento original de la venta, adquirió el paquete accionarial de Farusa la sociedad Desarrollo de Interiores Bitton, renombrada bajo el nombre de Bitton Sport para la ocasión y con un capital social de 10.500 euros. El administrador de esta neonata sociedad es José Julio Antón Vicente, socio de Oliver en el antiguo Cartagonova y que abandonó Cartagena de forma repentina.

El nombre de Oliver, pese al informe de la Unidad de Delincuencia Económica de la Guardia Civil, no figura en el documento. Así, en él sí aparecen empresas constituidas como fiadoras solidarias de la compra. Una de ellas es Dinaqua, registrada en Sevilla en 2003 y con domicilio social en Madrid. Con un capital social cercano a los 9 millones de euros, esta sociedad administrada por Isabel Escrig se dedica a la importación y distribución de mercancías, sector de influencia de Bitton.

Ángel Vergara, administrador de una sociedad 

Por orden de registro, la segunda sociedad fiadora es Financiación, Desarrollo y Gestión S.L., en la que figura como administrador Ángel Vergara, socio de Oliver y encargado del área económica en el Real Betis. Su origen reside en una promotora llamada Residencial Huescas y su capital social apenas supera los 10 millones de euros. Por tanto, las sociedades fiadoras habían reunido apenas 20 millones en total, una cantidad ligeramente superior al global de la compra.

Y las cláusulas del documento son extrañas en el mundo empresarial. En una de ellas, Farusa se reserva el derecho a anular la venta, garantizándose el ingreso del primer plazo -1,1 millones- si alega que durante el proceso ha resultado ser objeto de daños y perjuicios. Y otro capítulo es el de los avales de Lopera, que ya han sido invalidados.

En ese sentido, Farusa logra que la compradora se comprometa a satisfacer las deudas contraídas por los avalistas y las cantidades que eventualmente le fueran reclamadas a los mismos como consecuencia de las garantías personales que hayan prestado en un plazo de 30 días.

  • 1