domingo, 24 marzo 2019
11:47
, última actualización
Local

La verja ‘is open’

Hoy se cumplen 25 años de la apertura definitiva de la frontera de Gibraltar.

el 04 feb 2010 / 21:27 h.

TAGS:

Un agente inglés y uno español se saludan tras la apertura de la verja gibraltareña.
Isabel Valdivia tenía 12 años cuando La Línea de la Concepción (Cádiz) y Gibraltar quedaron separadas por una verja infranqueable. Era 1969 y su único recuerdo es que tuvo que despedirse de muchas compañeras de colegio. "Sus padres trabajaban en Gibraltar y al cerrar la verja, el Gobierno español tuvo que ofrecerles trabajo y a cada uno se lo dieron en ciudades distintas porque aquí no había para todos".
Cuando volvió a abrirse la verja definitivamente, hace hoy 25 años, Isabel era una mujer casada y con tres hijos. Unos niños que veían a sus abuelos paternos a través de las rejas que hacían de frontera. "Mi suegro encontró trabajo allí, de vez en cuando venían por Tánger pero a veces, para que vieran a los nietos, nos encontrábamos en la verja", cuenta. El acontecimiento en su casa fue seguido "con expectación por televisión".
Pocas son las familias de La Línea que no se vieron afectadas por el cierre de la frontera decretado por Franco en respuesta a la aprobación de una Constitución para la colonia británica, aunque las relaciones se habían tensado previamente desde la visita de la Reina de Inglatera en 1954.
De la noche a la mañana, miles de vecinos de la zona, entre ellos el padre de Isabel, se quedaron sin poder ir a su trabajo, ya que eran muchos los que trabajaban en la Roca. Tuvo suerte y le ofrecieron un puesto en la localidad gaditana, pero la mayoría tuvo que emigrar o conservar su trabajo en la Roca a costa de separarse de sus familias. Las localidades del Campo de Gibraltar, y especialmente La Línea, sufrieron un importante golpe económico.
En diciembre de 1982, el Gobierno socialista de Felipe González ordenó abrir la verja pero sólo para peatones. Hasta la noche del 5 de febrero de 1985 no se produjo la apertura completa también para vehículos y mercancías.
Ambos momentos se vivieron "como una fiesta" y supusieron una "conmoción sociológica" según recuerda el hoy Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, natural de la vecina San Roque y muy vinculado a la comarca del Campo de Gibraltar, donde ejerció durante años como sacerdote y trabajó en el movimiento social para la reinserción de drogodependientes.
curiosidad y recelo. Chamizo recuerda que "lo más sensible era el reencuentro de las familias separadas" pero también rememora "la curiosidad de la gente que no había estado nunca, aunque muchos decían que no entrarían hasta que Gibraltar fuera español".
El hoy Defensor del Pueblo, sin embargo, confiesa que él no esperó a la apertura. Años antes, con unos amigos en la playa de Palmones, decidieron una tarde coger "una barquilla" de uno de ellos y darse una vuelta por allí. A la vuelta, en Guadarranque, los avistó una patrulla de la Guardia Civil. "Veníamos cargados de chocolatinas y tuvimos que dejarlas en el barco", cuenta.
Hoy, La Línea de la Concepción cuenta con 64.500 habitantes empadronados, después de que el cierre de la verja supusiera un gran descenso demográfico, y en Gibraltar trabajan cerca de 6.000 españoles.

  • 1