sábado, 17 noviembre 2018
08:25
, última actualización
Deportes

La versión casera del Cajasol atropella al Manresa con un Davis estelar

El Cajasol no da una sola opción al Manresa, arrasado en el rebote, con récord incluido de Paul Davis, que capturó 22 y bate el récord histórico de un jugador del club en la ACB.

el 29 oct 2011 / 20:30 h.

El pívot del Manresa, Josh Asselin (i), intenta coger la pelota frente al base estadounidense del Cajasol, Earl Calloway (d).

No puede ser peor anfitrión el Cajasol, que maltrata a sus invitados sin rubor, colocándoles en un brete de abandonar el San Pablo a poco que el equipo de Joan Plaza pasa la aspiradora por las zonas, consume los espacios de su oponente y transita con fluidez hacia la canasta contraria. Cómodo como en el sofá del salón de estar, el Caja sumó su tercera victoria, también impecable, y se asienta en la zona que corresponde a su nivel, entre los cinco mejores de la clasificación.

Entre dos conjuntos que defienden muy bien, apuesten por el que dispone de mejores recursos ofensivos. Para la superioridad aplastante al descanso (50-31) el manantial de Plaza manaba justo en las sillas que tiene a su derecha, una rotación desesperante para un Assignia Manresa que, después de las escaramuzas del primer cuarto, con los equipos aún buscando calor y Asselin un reconocimiento que no se ganó en sus tiempos por Sevilla (4 de 4 en sus primeros tiros), no pudo seguir la exigencia de un choque que no sólo le obligaba a defender bien, sino también a anotar mucho, y ni lo uno ni lo otro.

En el segundo cuarto, el Cajasol barrió todo el rebote en uno y otro frente, de tal forma que tras seis minutos de juego, no había permitido ni un solo rechace en manos catalanas. Por contra, había crucificado a los pívots visitantes bajo su aro (cinco ofensivos al descanso) y apuntaba con su extraordinaria defensa 11 pérdidasa en el debe de los de Ponsarnau y que facturaba a continuación en el marcador.

Asselin anotó 8 puntos en el primer cuarto, 2 en todo el resto; Davis, 10 en el primer cuarto, 2 en el segundo: la diferencia, que sin Davis en la producción Jasen sumó siete consecutivos jugando al poste bajo, English y Bogdanovic aportaron otros siete cada uno, Satoransky puso la canasta del partido con un alley-hoop en el que capturó el balón muy muy arriba, por encima del aro, y lo hundió hasta el subsuelo... Sólo Urtasun, en un mal día, no había anotado de la rotación del Cajasol al descanso.

Manresa, que llegaba con un promedio de 63 puntos en defensa, se llevaba 50 a la buchaca en el intermedio. Luego, el Caja como suele ser norma, frenó en el tercer cuarto, eso sí, no tanto como en el funesto partido de Murcia, y sólo anotó diez puntos, aunque Assignia Manresa siguió con su declive: 16 en el primer cuarto, 15 en el segundo, 9 en el tercero. Así no había forma de que hubiese partido en términos de competición. La demostración local había sido de tal calado que pese a que los de Ponsarnau llegaban con la confianza enorme que dan tres victorias en cuatro partidos, bastó la primera mitad para airear el convencimiento de la imposibilidad.

Así las cosas, con el contexto general aclarado, las cifras individuales pasaron a primer plano, y ahí surgieron los números históricos de Paul Davis, que utilizó todo ese segundo tiempo que ya sobraba, entiéndase bien, para convertirse en el jugador del club sevillano que más rebotes ha capturado en un partido en la Liga ACB. Se fue hasta 22, 16 en la segunda mitad. Warren Kidd en la 95-96 había llegado hasta los 21 en un partido ante el Joventut, al igual que Francisco Elson en la 2002-2003 contra el FC Barcelona. Ese día se fue hasta 46 de valoración: Davis, ayer 36.

  • 1