miércoles, 24 abril 2019
16:03
, última actualización
Deportes

La victoria, la única receta posible para el Sevilla ante el Espanyol

El Sevilla, actualmente cuarto clasificado en la Liga, espera mantener esa plaza y seguir en la lucha por quitarle la tercera al Valencia.

el 19 mar 2010 / 12:36 h.

La eliminación de la Liga de Campeones ha restado interés a la temporada sevillista, ilusión, historia, chispa, en definitiva. Ha restado a la campaña nervionense toda esa química que no transmite su equipo y que el aficionado ha olvidado. A falta de juego, siempre están los resultados, pero en el máximo torneo continental tampoco queda ese consuelo, no queda nada. Esa es la realidad del sevillismo, que lleva cuatro días lamentando esa tremenda desilusión, pero que de repente se encuentra con la Liga, con esa Liga que, más que ilusión, transmite obligación, con esa Liga que llega ser hasta tediosa y aburrida y en la que lo único a lo que aspira el Sevilla es a cumplir, a lograr la clasificación para una nueva Liga de Campeones, cumplir y esperar otra eliminatoria de octavos, a ver si a la tercera fuera la vencida.

Lo único que queda al Sevilla, hasta la final de la Copa del Rey, que está por ver hasta cuándo es –cuando a la Real Federación Española de Fútbol le dé la real gana de fijar la fecha–, es esta Liga que está trayendo disgustos y alegrías a partes iguales. Pero en cualquier caso hay algo por lo que luchar, hay algo por lo que pelear y el premio, nimio quizás en estos momentos, cuando se ha rozado un hito histórico, no deja de ser importante e inexcusable.

El Sevilla de Jiménez debe marcarse sí o sí, que diría Del Nido, el tercer puesto como objetivo primordial. De momento tiene un Valencia poderoso a tres puntos y en plena pelea europea, es decir, que pese a los vaivenes nervionenses en el torneo doméstico sigue teniendo a tiro eso de volver a ser el mejor entre los mortales.

Y la ocasión, por calendario, viene que ni pintada para el conjunto hispalense. Por un lado visita ahora al Espanyol y luego recibirá al Xerez, dos equipos más que asequibles para lo que pretenden los nervionenses. Dos victorias se antojan imprescindibles para marcar distancias con sus perseguidores, poner a prueba al Valencia y, cómo no, ir echando tierra, a modo de puntos, sobre esta eliminación europea tan dolorosa. Precisamente la respuesta de la plantilla, del entrenador, del equipo en general, es la gran incertidumbre en la noche de hoy. El Sevilla visita al Espanyol y debe demostrar que sabe levantarse y reaccionar. Cierto es que en ocasiones anteriores lo ha hecho casi siempre.

CON KANOUTÉ. Esa reacción debe de venir, asimismo, de la mano de los máximos responsables del equipo. Empezando por el entrenador, pero siguiendo por los jugadores de peso. Kanouté y Renato finalmente entraron en la lista para jugar esta noche ante el Espanyol, no así Luis Fabiano, que se lesionó de nuevo y “si quiere y puede” estará ante el Xerez. Por tanto, salvo sorpresa será Negredo el que actúe en punta de un equipo tocado, pero superior al Espanyol.

  • 1