domingo, 20 enero 2019
23:54
, última actualización
Cultura

«La vida es un sinfín de tramas maravilloso»

Enric Pardo, guionista de televisión, vuelve a la novela con ‘Primera temporada’

el 22 may 2014 / 23:06 h.

TAGS:

Sevilla 22/05/2014 Enric Pardo, escritorFOTO: Pepo HerreraDespués de recibir una buena acogida con su debut como novelista, Todas las chicas besan con los ojos cerrados, Enric Pardo (Castelló de la Plana, 1977) vuelve a probar suerte en la narrativa con Primera temporada, una obra que acaba de ver la luz en el sello Reservoir Books, y donde se deja notar su buen oficio como contador de historias. «Es más difícil venir de la escritura literaria al audiovisual, porque ésta exige una autoría más compartida», explica. «En el fondo, unos y otros tienen las mismas herramientas, solo cambian las reglas. En el audiovisual el guion es más austero, el tono lo impone el director. En la novela, en cambio, tú mueves la cámara, lo haces todo». Primera temporada podría calificarse como una novela de enredo protagonizada por Cliff, un chico enamorado de cierta cantante que es su perdición, y que se verá envuelto en una compleja trama de emociones, deseos e infidelidades en las que están involucrados su propio padre, la hija de la novia de éste y un viejo amigo. «No me planteo un retrato generacional, pero a veces me sale solo», comenta Pardo. «Cualquier personaje, de algún modo, es el eco de su generación. Y al mismo tiempo, me apetecía fijarme en la relación del protagonista con su padre, en ese momento en que ambos son adultos y pueden reconocerse de igual a igual. Son cosas que me explican también a mí mismo y mis relaciones familiares, pero no es premeditado, todo eso viene a posteriori», agrega. Cuando alguien le dice que la vida real no es tan enrevesada como la muestran las novelas, Enric Pardo se sonríe: «¡La vida es un caos!», exclama. «Crees que has cerrado una etapa, y cuando menos lo esperas se vuelve a abrir. Crees que tienes al lado a una persona para toda la vida, y te engaña, o te engañas. Y luego hay gente que entra y sale de tu vida, y cambia como cambias tú mismo. La vida es un sinfín de tramas maravilloso, y solo el ADN narrativo, de mirar atrás y pretender poner un poco de orden todo lo que pasa nos salva del abismo», dice, para añadir a renglón seguido: «Las series y las novelas explican muy bien esto, mucho mejor que el cine, que está demasiado sujeto a contar una historia con su principio y su final». Devoto de series que van desde clásicos como Friends, House o El ala oeste de la Casa Blanca hasta Los Soprano, Dos metros bajo tierra, The Wire, Treme o Breaking bad, Enric Pardo cree que «la novela y las series son muy parecidas en su modo de consumo. Cuando llegamos a casa, buscamos un espacio donde poder abandonarnos a esas historias, ya sea en la cama, el ordenador o el sofá...», comenta. «Lo que temo es que ahora estemos un poco saturados porque tenemos alrededor un montón de inputs de todo tipo, discos, películas, series, conciertos. Vivimos en un mundo hiperconectado en el que por un lado quieres llegar a todo, y por otro parece imposible pasar una hora y media sin que nadie te moleste», apostilla Pardo.

  • 1