miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

La violencia estalla en Bangkok y deja 16 muertos y 90 heridos

EEUU y el Reino Unido han cerrado sus oficinas diplomáticas en Tailandia.

el 14 may 2010 / 20:21 h.

TAGS:

Las fuerzas de seguridad de Tailandia se enfrentaron ayer a los manifestantes, los ‘camisas rojas’, en el centro de la capital del país.

Al menos 16 personas murieron ayer durante los enfrentamientos entre manifestantes antigubernamentales y soldados tailandeses, a medida que se estrechaba el cerco a los miles de camisas rojas que se atrincheran en el centro de Bangkok.

Además de las 16 víctimas mortales, 90 personas resultaron heridas durante la jornada de violencia, que arrancó la noche anterior con esporádicos choques entre soldados y los llamados camisas rojas. Un manifestante murió de un balazo en el tórax cuando las tropas dispararon sobre cerca de dos centenares de opositores que se habían parapetado tras una barricada levantada en las inmediaciones de la nueva Embajada británica.

En otra escaramuza, los soldados abatieron de un tiro en la sien a un miembro de la unidad paramilitar de los camisas rojas, indicó un médico del hospital al que trasladaron a la víctima. El Centro de Emergencias Erawan, que coordina la asistencia en los hospitales de la capital, indicó que además de las dos personas que ingresaron con un bala en el tórax y otra en la sien, otras cinco habían muerto durante los disturbios de ayer. Otro manifestante murió la noche del jueves al ser alcanzado por un disparo realizado por los militares cuando tomaron posiciones. En las proximidades del campamento de los camisas rojas, al lado del parque de Lumpini y pulmón de la urbe, dos reporteros gráficos, uno de ellos canadiense de la cadena de televisión France 24 y otro del diario tailandés Matichon, resultaron heridos.
Una horas después, otro camarógrafo del canal tailandés de televisión VoiceTV fue herido al recibir un disparo.

Desde que el Ejército emprendió la operación de asedio que persigue desalojar a los camisas rojas del corazón comercial y forzar a sus cabecillas a negociar, un total de ocho personas han muerto y al menos 101 resultado heridas.

Entre éstas el asesor militar del frente antigubernamental, el general renegado Khattiya Sawasdipol, en coma profundo a causa del disparo en la cabeza que recibió durante la primera hora de la misión encomendada a las tropas. Los más violentos enfrentamientos ocurrieron en la entrada de la barriada de Bokai, situada detrás del bazar de noche o de Suam Lum y uno de los más visitados por el turismo, que casi ha desaparecido tras nueve semanas ininterrumpidas de protestas callejeras. Allí, unos 20 camisas rojas fueron detenidos por las tropas gubernamentales que dispararon munición real, balas de goma y gases lacrimógenos sobre la turba de gente que les arrojaba piedras y otros objetos contundentes. Antes de que el Ejército consiguiera aislar casi por completo el campamento de los camisas rojas, grupos de manifestantes y efectivos de las fuerzas de seguridad se enfrentaron también en otras áreas situadas más allá del contorno de zona comercial.

La explosión de tres granadas arrojadas contra una estación del metro situada en el centro financiero causó dos heridos. Los artefactos impactaron en la calle Silom, una de las más transitadas en circunstancias normales y que se hallaba casi desierta, dada su cercanía a uno de los extremos de la zona que ocupan los manifestantes. Otra granada, aunque ésta de humo, explosionó cerca del epicentro del campamento de los camisas rojas y del escenario sobre el que sus líderes arengan a las miles de personas.

A primeras horas de la mañana de ayer, el Ejército anunció que había cortado el suministro eléctrico y de agua a la zona bajo control de los camisas rojas, la mayoría partidarios del ex mandatario Thaksin Shinawatra, depuesto por los militares en 2006 y condenado después en rebeldía a dos años de prisión.

El Gobierno del primer ministro y líder del Partido Demócrata, Abhisit Vejjajiva, retiró esta semana su propuesta de celebrar elecciones en noviembre, cuando los cabecillas de los camisas rojas dieron marcha atrás a su compromiso inicial de abandonar la protesta. "La operación militar persigue presionar a los manifestantes para que regresen a la mesa de negociaciones con el Gobierno", dijo el ministro de Defensa, general Prawit Wonsuwon.

Embajadas. Así las cosas, Estados Unidos, Reino Unido y otros muchos países cerraron sus embajadas, mientras que la misión diplomática española recomendó a sus ciudadanos que eviten trasladarse a Bangkok. Desde que comenzaron hace dos meses las protestas en la capital, 37 personas han muerto y unas 1.400 han resultado heridas en explosiones de granadas, otros artefactos y enfrentamientos entre las tropas y los manifestantes que persiguen la caída del Ejecutivo.

  • 1