Local

La violencia étnica afecta a un millón de personas en Kirguizistán

La presidenta del país promete la reconstrucción «cueste lo que cueste».

el 18 jun 2010 / 20:05 h.

TAGS:

Uzbekos abandonan el país por un paso fronterizo.
La violencia étnica en Kirguizistán, que comenzó el pasado 11 de junio y ha provocado la muerte de casi 2.000 personas, puede haber afectado a un millón de personas, según confirmaron ayer los organismos humanitarios de la ONU, que ya están planificando sus operaciones de ayuda sobre la base de esa cifra de víctimas.


Un representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Giuseppe Annunziata, señaló que su institución está elaborando sus planes futuros de asistencia sanitaria en función de esa estimación. "Se trata de cifras de planificación. Estamos preparándonos para lo que puede pasar en las próximas semanas", recalcó. También, la portavoz del UNICEF, Christiane Berthiaume, coincidió en que aproximadamente un millón de personas necesitarán ayuda internacional en el contexto de la crisis en Kirguizistán. Esa cifra incluirá a los desplazados internos, a los refugiados en la vecina Uzbekistán y a las comunidades locales que están acogiendo a las víctimas de la violencia étnica.


Por el momento, las cifras verificadas dan cuenta de al menos 300.000 desplazados dentro de Kirguizistán y 100.000 refugiados que ya han logrado cruzar la frontera con Uzbekistán, aunque el registró que realizan las autoridades locales sólo incluye a los adultos y no a los niños, por lo que se cree que estas cifras están infravaloradas. Berthiaume agregó que el 90% de los refugiados en Uzbekistán son ancianos, mujeres y niños "en muy mal estado físico" y que están particularmente afectados por haber sido testigos o víctimas directas de terribles actos de violencia. De otra parte, Annunziata se refirió a los supuestos casos de violación de mujeres desde que estalló el conflicto hace una semana, una asunto que fue denunciado por la Cruz Roja Internacional. "Una de nuestras preocupaciones principales es atender las necesidades sanitarias de las mujeres que han sido sometidas a violencia sexual", precisó el coordinador.


reconstrucción. Mientras, a presidenta interina de Kirguizistán, Rosa Otunbáyeva, visitó ayer la ciudad de Osh, donde el pasado día 11 estallaron choques étnicos que podrían haber dejado cerca de 2.000 muertos, y prometió que las autoridades harán todo por su pronta reconstrucción. "Cueste lo que cueste, reconstruiremos Osh, para que la gente vuelva a sus hogares", dijo Otunbáyeva. Aunque el Ministerio de Sanidad kirguís ha informado de 191 muertes confirmadas por la ola de violencia, la propia Otunbáyeva declaró que la cifra real es varias veces más elevada, ya que tradicionalmente entierran a sus difuntos sin certificar la muerte en el hospital.

  • 1