Local

La Virgen de Consolación de Utrera reestrena su zona verde

el 01 may 2010 / 18:13 h.

TAGS:

Era el 1 de mayo de 1964 cuando el entonces cardenal de Sevilla, Bueno Monreal, coronaba canónicamente a la Virgen de Consolación. Desde entonces, coincidiendo con dicha efeméride, la patrona de Utrera sale en procesión para recorrer el entorno de su santuario. Como manda la moderna costumbre, la del barquito en la mano volvió ayer a protagonizar su anual encuentro.El sol del atardecer bañaba la fachada del templo mariano. Bajo el dintel de la puerta, la mayor devoción de la ciudad salía a la calle a los sones de la Asociación Musical Utrerana que, dirigida por José Salazar, interpretaba Plegaria como primera marcha, una adaptación para banda de música de la archiconocida Plegaria de Consolación.


El recorrido, el mismo que todos los años, tenía cierto aroma novedoso, al ser esta procesión la que ha reestrenado el parque que lleva el nombre de la Virgen, después de estar cerrado al público desde diciembre por el temporal de lluvia y viento que ha azotado la localidad, y tras sufrir una profunda rehabilitación.


El paso, exornado con flores en tonos blancos y salmón, enmarcaba la imagen de la patrona que, por primera vez tras su restauración, lució el manto de color azul que vestía el día de su coronación, junto a una saya blanca bordada en oro. Además, reservadas para las grandes ocasiones, la Virgen de Consolación portó sobre sus sienes la presea que se le impuso aquel mayo del 64 y el famoso barquito de oro y cristal de roca, así como el bastón de mando de Utrera, al tener concedido el título de alcaldesa de la ciudad. Enmarcando la silueta de la patrona, pudo verse de nuevo la despersonalizada ráfaga dorada que estrenó en 2007, coincidiendo con el Año Jubilar. El trono procesional fue portado por costaleros de la cuadrilla del Cristo del Perdón, perteneciente a los Muchachos de Consolación, al ser la hermandad con la que comparte el santuario.Ya de vuelta, la Virgen regresaba a su templo, donde los devotos le cantaron la salve como cierre a una procesión cuya continuidad e idoneidad debe ser motivo de reflexión, al carecer de sentido histórico su desarrollo. En cualquier caso, la patrona mira ya hacia el cercano horizonte que se marca en el año 2014, cuando se cumple el primer medio siglo de su coronación canónica.

  • 1