sábado, 20 abril 2019
22:50
, última actualización
Local

La Virgen de Gracia: el palpitar de Gelves

La hermandad empezará los trámites para conseguir la coronación de una talla muy venerada en el pueblo.

el 25 abr 2010 / 17:51 h.

TAGS:

La junta directiva y el párroco ante la venerada Virgen de Gracia de Gelves.

Cuenta la leyenda que la Virgen de Gracia viajaba por el río Guadalquivir camino a Sevilla. Sin embargo, a su paso por la villa de Gelves, el barco comenzó a tener problemas para seguir su navegación. La tripulación intentó reducir el peso de la embarcación y entre otras cosas bajó la talla, pero siempre que la volvían a montarla, el barco se encontraba con el mismo problema, de manera que la tripulación decidió dejar a la Virgen de Gracia en el municipio.

Fue así cómo eligió quedarse en este municipio del Aljarafe para proteger y acompañar a los vecinos, y el pueblo a cambio lleva siglos celebrando con fervor y arraigo las fiestas patronales y cultos en honor de Nuestra Señora de Gracia el último domingo de agosto.
Los primeros datos oficiales de la hermandad de Nuestra Señora de Gracia se remontan a 1695. No obstante, se tienen noticias y algunos documentos que ya hablan de la existencia de esta corporación en 1544. De autor desconocido, la imagen ha actuado siempre en el pueblo como vínculo de unión y de identificación generación tras generación. Maruja González, vecina del municipio, recuerda emocionada cómo tomó su primera comunión y años después se casó a los pies de la Virgen de Gracia hace ya más de 40 años. Su hermana, Josefa González, sonríe al recordar cómo en las noches de miedo le dedicaba sus rezos a la patrona.

Muestra del vínculo de unión que la hermandad ejerce sobre los gelveños es la asistencia masiva a las fiestas patronales cada verano, que reúnen a personas de todas las edades, tanto de Gelves como de los municipios de los alrededores. Muchos de ellos incluso abandonan sus vacaciones fuera de la provincia un par de días antes para acompañar a la Virgen de Gracia en su procesión por el pueblo.

Otra de las muestras de devoción que Gelves le procesa a esta imagen se puede ver en la ofrenda de nardos para adornar el paso. “El año pasado teníamos nardos para adornar dos pasos, porque el pueblo en su totalidad se vuelca”, explica Joaquín Velasco, que es el hermano mayor.

De este modo, dada la devoción que el pueblo le procesa, la antigüedad y la belleza de la talla, la junta directiva de la hermandad comenzará los trámites para que el Arzobispado de Sevilla le conceda la coronación a la imagen. “El deseo de la coronación siempre ha estado muy latente en todo el pueblo y sabemos que desde los años 90 está entre los pensamientos de la hermandad el comenzar los trámites”, subraya Pepe Díaz, fundador en los años 70 de la cuadrilla de costaleros y capataz del paso durante más de tres décadas. “Sin embargo, siempre hemos tenido necesidades más urgentes, pero ahora nos hemos estabilizado como hermandad y creemos que éste es el momento idóneo”, agrega.

“Otro de los motivos por los que hemos decidido comenzar los trámites en este momento es para que nuestro párroco, que ya tiene más de 80 años, pueda disfrutar de la coronación, ya que son muchos los años que lleva al cargo de la iglesia”, recalca el hermano mayor.

Don Juan, como es popularmente conocido en el pueblo el párroco, lleva más de 60 años al cargo de la iglesia, y pese a su avanzada edad, todavía permanece en activo. “Recuerdo que cuando llegó al pueblo, tendría unos 23 años y a todos nos sorprendió su juventud”, interviene de nuevo Josefa. “Él nos dio catequesis primero a mí y a mi hermana Angelita, y años más tarde a Maruja”, continúa. “Recuerdo también cómo jugaba con los niños al balón... Sin duda, se merece esa satisfacción y vivir ese momento”, sentencia.

El proyecto todavía se encuentra en un proceso embrionario, por lo que desde la hermandad no se quieren adelantar muchos más datos. Precisan así que, aunque todos se encuentran muy ilusionados y están poniendo mucho entusiasmo al proceso, no se pueden adelantar actos, pues la última palabra la tiene el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo.

  • 1