Cultura

La vuelta al mundo en doce libros

En los últimos años han proliferado los títulos que, sin ser guías al uso, también sirven para conocer los más remotos lugares a través del ejercicio de la lectura. En este reportaje proponemos, como cada año, doce libros para otros tantos destinos de vacaciones.

el 15 sep 2009 / 07:53 h.

En los últimos años han proliferado los títulos que, sin ser guías al uso, también sirven para conocer los más remotos lugares a través del ejercicio de la lectura. En este reportaje proponemos, como cada año, doce libros para otros tantos destinos de vacaciones.

Decía Juan Ramón Jiménez que la mejor manera de viajar es leer. Habrá quien, con toda justicia, piense que la mejor manera de viajar es viajar, pero tan saludable práctica no está reñida con incluir en el equipaje algunos libros relativos al lugar que vamos a visitar. O dicho de otro modo: si no podemos viajar, veamos el mundo a través de los ojos de otro; y si podemos, compartamos también el viaje con aquellos que cruzaron los siete mares hollaron antes que nosotros territorios remotos.

Nadie duda que las novelas transportan al lector a mundos que quedan muy lejos de su sofá favorito, pero en los últimos tiempos los autores parecen estar decantándose más hacia el ensayo, o hacia los géneros híbridos. Y cada vez hay más libros que comprenden no uno, sino muchos viajes en un mismo volumen. Un escritor que está siendo objeto de lento rescate como Rafael Chirbes recorrió en El viajero sedentario desde las calles de Pekín a la mexicana Guadalajara, y de Salamanca a Hamburgo.

El infatigable Blaise Cendrars también agrupó en Trotamundear lugares queridos de Italia, Francia, España, Holanda y Alemania, entre otros países. Y más recientemente, el gran Claudio Magris -autor de libros viajeros imprescindibles como El Danubio o Trieste- hizo también un delicioso repaso a sus paseos a lo largo y ancho del mundo en El infinito viajar, de China a Australia y de Estados Unidos al corazón de la vieja Europa.

Por su parte, el experimentado viajero español Jorge Sánchez cita 46 países en el relato de su primera vuelta al mundo, que acaba de publicar bajo el título La vuelta al mundo en mil y un días. Y para quienes gustan de los compendios ambiciosos, nada como el corpulento 1000 lugares que ver antes de morir, pues siempre será más fácil verlos sobre el papel que visitarlos realmente.

¿Más? Siempre puede echarse mano de antologías -por llamar de algún modo a estos estudios y compilaciones- como Los setenta grandes viajes de la Historia, de Robin Hanbury-Tenison, que narra las epopeyas desde Cristóbal Colón a la llegada a la Luna de Armstrom, Collins y Aldrin. O Rumbo a las 7 islas, de Josep A. Pujante, un recorrido por algunas de las más fascinantes islas del planeta que pone los dientes largos desde la primera página.

El gusto por volver a los lugares a través de la escritura también parece extenderse cada vez más. Así, sin salir de Sevilla, tres autores han recogido en otros tantos libros su lista de ciudades objeto de devoción: uno es Javier González en su Errabundia Exprés; otro, Antonio Rivero Taravillo -autor de un espléndido Viaje sentimental por Inglaterra- en Las ciudades del hombre y por último Eduardo Jordá -ganador del último premio Málaga de novela con Pregúntale a la noche- en Lugares que no cambian.

Y todo esto, por lo que se refiere al extranjero. Sobre destinos ibéricos hay tantos o más libros para todos los gustos, de Gibraltar a los Pirineos y de Extremadura a Levante. ¡Buen viaje!

  • 1