lunes, 10 diciembre 2018
08:10
, última actualización
Economía

La vuelta del ábaco

La primera franquicia de Nenoos en Andalucía abre en Sevilla para ofrecer un método educativo que combina el ábaco y el ‘brain gym’ para desarrollar la inteligencia y el talento jugando.

el 20 oct 2014 / 12:15 h.

TAGS:

Teresa Paniagua y María Jesús Benítez, entre ábacos. / Pepo Herrera Teresa Paniagua y María Jesús Benítez, entre ábacos. / Pepo Herrera María Jesús Benítez y Teresa Paniagua son las responsables de que Nenoos haya desembarcado en Sevilla para difundir un método educativo que pretende desarrollar la inteligencia de los más pequeños de forma divertida. «Potenciar el talento» del niño es su objetivo. Ambas se dedicaban a la orientación laboral, pero al quedarse sin empleo decidieron dedicarse más a fondo a la educación y Nenoos respondió a sus muchas inquietudes ofreciéndoles «un proyecto nuevo e innovador». Por eso abrieron el mes pasado la primera franquicia de esta firma gallega en Andalucía, sumándose así a la veintena de centros repartidos por todo el país. Desde el pasado día 27 ya tienen clases de tres niveles en su sede en Amador de los Ríos, 6 y 8, así como un aula en El Viso del Alcor. Y eso que su labor para darse a conocer acaba de empezar, primero en colegios y, en segundo lugar, abriendo sus puertas y ofreciendo clases gratuitas en, por ejemplo, centros comerciales. Este mes, los sábados a las 11.00 y a las 12.00 horas y los viernes a las 18.30 volverán a abrir gratuitamente sus peceras para que los más pequeños les conozcan y aprendan jugando. Pero ¿que ofrecen? ¿qué enseñan, cómo y para qué? María Jesús Benítez y Teresa Paniagua explican que utilizando el ábaco soroban (el más evolucionado y con el que se realizan los cálculos con mayor rapidez) y el brain gym (una serie de movimientos que mejoran la capacidad de aprendizaje y desarrollan habilidades específicas) logran sacarle partido «al talento de los niños, aumentar sus capacidades cognitivas y su creatividad». Con sus actividades alrededor de una mesa o delante de un gran espejo, «se desarrolla la concentración, la memoria, la atención y el razonamiento lógico-matemático». FRACASO ESCOLAR. Con dos profesores ya en sus centros, ambas directoras de Nenoos Sevilla Capital aseguran creer «firmemente» en este tipo de educación alejada de las malas costumbres de situar al niño delante del videojuego o la tele. Y su objetivo es ambicioso: «Contribuir a evitar el fracaso escolar, maximizando las posibilidades de éxito futuro» del pequeño. El beneficio de este sistema de enseñanza es que el niño aprende sin darse cuenta «a estar más atento, a concentrarse y a desarrollar su memoria, y eso se nota después en el colegio porque interiorizan mejor los conceptos», subraya Teresa Paniagua. Estas madres emprendedoras argumentan que están «ilusionadas y contentas con un proyecto en el que confían», pese a los «sacrificios» que requiere el «autoempleo» y pese a los obstáculos que han encontrado en la tramitación burocrática, «lo peor», lamentan, del proceso de implantación de esta nueva franquicia que quiere «aportar un grano de arena más contra un fracaso escolar» que achacan a la falta de motivación. «Hay una desmotivación del niño hacia el aprendizaje interna y externa, por eso la importancia de aplicar otro sistema», defienden tras aludir a los malos resultados de los estudiantes españoles en el informe PISA. Además, hacen hincapié en que con el uso del ábaco y el brain gym se aumenta la autoestima del menor, contribuyendo a evitar ese fracaso en las aulas. ¿Y cómo son sus clases? En primer lugar, aseguran que «divertidas». Su filosofía se basa en enseñar con alegría y espontaneidad. En primer lugar, se usa el brain gym para mejorar la capacidad de concentración del niño, fomentar la creatividad y la expresividad. Después, se usa la calculadora primitiva, el ábaco, que desarrolla la confianza en uno mismo, incrementa la capacidad de memoria, mejora la concentración y la escucha, así como crea pasión por las matemáticas, mejora la resolución de problemas y también la memoria fotográfica. «Tenemos en las clases hijos de ingenieros, arquitectos... amantes de las matemáticas que quieren que sus hijos aprendan jugando», destacó Teresa Paniagua. Entre las actividades hay prácticas para adquirir destreza y rapidez en la escritura, aprendizaje de las reglas matemáticas del ábaco y realización de operaciones, dictados para mejorar la rapidez de procesamiento auditivo y la agilidad motora, pintura, flash cards... e incluso se practica el Anzan, la representación visual del ábaco para poder calcular mentalmente. Para los pequeños de 3 a 5 años, Nenoos (www.nenoos.es) ofrece el programa Mini Soroban con una hora semanal, mientras que con dos horas a la semana existen grupos de Junior (de 5 a 8 años) y Master (para niños de más de 8 años). Todo es cuestión de probar y... jugar.

  • 1