Cultura

La XV Bienal de Flamenco muestra su faceta más social

La XV Bienal de Flamenco, el mayor escaparate mundial del arte jondo, mostrará esta edición su vertiente más social. El festival será imagen del cupón de la Once del próximo 1 de mayo e incluirá en su programación dos espectáculos de artistas discapacitados. (Foto: José Manuel Cabello)

el 15 sep 2009 / 03:46 h.

La XV Bienal de Flamenco, el mayor escaparate mundial del arte jondo, mostrará esta edición su vertiente más social. El festival será imagen del cupón de la Once del próximo 1 de mayo e incluirá en su programación dos espectáculos de artistas discapacitados.

"La Bienal de Flamenco ha abierto por primera vez la puerta grande a la discapacidad", aseguró ayer Patricio Cárceles, delegado territorial de la Once en Andalucía, que indicó que el próximo 1 de mayo, y por primera vez en los 70 años de historia de la organización, se celebrará un sorteo "emblemático" que tendrá como imagen el cartel de la XV Bienal de Flamenco, obra de Ruvén Afanador. "Para nosotros es un día importante, porque por primera vez se celebrará un sorteo el 1 de mayo, Día del Trabajo.

Y no hay ninguna ciudad como Sevilla ni ningún evento como la Bienal que se merezca tanto estar presente en esta fecha", añadió Cárceles, que apuntó que gracias a los cinco millones de cupones que ya han puesto a la venta sus 22.000 vendedores "la imagen de la Bienal, que este año será más accesible y social, se proyectará por toda la geografía".

Además de esta iniciativa, el certamen de arte jondo -que se celebrará del 10 de septiembre al 11 de octubre- afianza su compromiso con la integración social al programar para el próximo 14 de septiembre en el Teatro Alameda dos espectáculos de artistas discapacitados: 30 decibelios, de Mari Ángeles Narváez, la Niña de los Cupones, y Desacompasados, de la compañía sevillana de discapacitados físicos Danza Mobile. "Queremos ofrecer espectáculos integrados e integradores en todas las programaciones municipales, porque no hay ninguna condición física especial que nos capacite para transmitir sensaciones, sentimientos", justificó la delegada de Cultura, Maribel Montaño, que añadió: "Ellos tienen derecho a expresarse y nosotros tenemos derecho a disfrutarlos".

Dignificar lo jondo. Por su parte, el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, hizo hincapié en la vertiente "social y dignificadora del flamenco" de la Bienal. "A veces se nos llena la boca con palabras como integración y solidaridad, pero pocas veces como ésta se pone en primera línea la incorporación de quienes tienen más dificultades en la vida cotidiana", dijo Monteseirín, que afirmó que en sus tres décadas de historia la Bienal de Flamenco ha servido, sobre todo, para "dignificar este arte". "La Bienal de Flamenco es hoy un acontecimiento cultural de primer orden.

Tras 30 años hemos conseguido que sea una realidad incuestionable y que todo el mundo conozca la importancia del flamenco y sus manifestaciones. Pero ese crecimiento no sólo tiene una vertiente cultural sino también social. Y en ese sentido este certamen ha conseguido algo importante: lograr la dignificación del flamenco en la sociedad, que significa que sus protagonistas tienen hoy una consideración mayor que en el pasado. El flamenco ha subido a los escenarios y salido de sitios que no estaban a la altura de los artistas".

  • 1