viernes, 19 abril 2019
23:55
, última actualización
Cultura

La Yourcenar más íntima se destapa en un revelador libro de entrevistas

Considerada la gran dama de las letras francesas, Marguerite Yourcenar alcanzó el éxito con Memorias de Adriano, pero fue desconocida hasta que abrió su pensamiento a Matthieu Galey, en una serie de entrevistas que acabaron en el libro Con los ojos abiertos.

el 15 sep 2009 / 20:55 h.

Considerada la gran dama de las letras francesas, Marguerite Yourcenar alcanzó el éxito editorial con Memorias de Adriano, pero fue una gran desconocida hasta que abrió su pensamiento al periodista Matthieu Galey, en una serie de entrevistas que dieron como resultado el libro Con los ojos abiertos.

El libro lo publica ahora la editorial española Plataforma, y en él se reúne la esencia del pensamiento de Marguerite Yourcenar (Bruselas, 1903-Estados Unidos, 1987) a través de las preguntas que Matthieu Galey, periodista de la revista francesa L'Express, le fue haciendo a lo largo del tiempo y en diferentes momentos.

Así, la primera mujer que entró en la Academia francesa no tiene reparos en desnudar en este libro su alma y su pensamiento a través de conversaciones y largos monólogos, para hablar, entre otras cosas, de su escritura y sus autores favoritos, o de la importancia de la figura de Adriano en su vida.

También reflexiona sobre su infancia, el feminismo, el medio ambiente, el amor a los animales, la religión y los asuntos espirituales, el racismo, el aborto o la política; y también sobre cómo debería ser la educación de los niños o sobre lo complejo de vivir. Toda una lección de vida impartida por esta autora compleja y sin prejuicios y que aseguraba, en un tono neutro y sin la menor aprensión que le gustaría morir "con los ojos abiertos".

"Desearía morir con pleno conocimiento, por un proceso de enfermedad lento como para dejar que en cierto modo la muerte se inserte en mí, para tener tiempo de dejarla desarrollarse por entero. Para no dejar escapar la última experiencia, el paso. Adriano habla de morir con los ojos abiertos...", comentaba en una de sus entrevistas.

Novelista, poeta, dramaturga y traductora, Yourcenar a los pocos días de nacer perdió a su madre y se quedó a cargo de su padre, quien le proporcionó una amplísima educación, con quien viajó por muchos países y quien, además, le inoculó un amor por el conocimiento de nuevas personas y países que le acompañaría hasta el último suspiro.

En el libro de Galey, Marguerite Yourcenar, que se ha aproximado siempre a todos los temas con sentir poético, cuenta entre otras delicadas confesiones que hasta los 35 años nunca había visto una foto de su madre, y que su tumba la visitó por primera vez a los 55 años.

Fue una niña solitaria y privilegiada que fue creciendo en un medio natural, rodeada de animales, de personas de servicios, de sus tíos y primos, de su abuela, de los niños del pueblo, rodeada toda clase de gente, pero finalmente sola. "Creo que el hábito precoz de la soledad es un bien infinito", escribe.

Interesada siempre por la simbología y los rituales del cristianismo, por el protestantismo, el espiritualismo oriental y la herencia moral y estética de raíz grecolatina, la autora de novelas como Opus Nigrum anticipa, con una actitud casi visionaria, muchas de las situaciones o acontecimientos que ocurrirían en los años sucesivos.

Lo mismo sucedía con su preocupación por la degradación del medio ambiente. Y sobre la bondad humana añade: "Se trata de desear a los demás tanto bien como uno se lo desea a si mismo. Desde que hay simpatía (esa palabra tan bella que significa sentir con...) comienza, a la vez, el amor y la bondad.

Su amor y respeto por los animales, la bisexualidad simbolizada en el emperador Adriano, nacido en la ciudad sevillana de Itálica, y el nombre de Grace Frick, la traductora con la que mantuvo una relación durante décadas, cruzan también por este apasionante libro.

  • 1