Cultura

La Zaranda: "En España nos han dado de lado"

La veterana compañía jerezana es desde ayer Premio Nacional de Teatro.

el 25 nov 2010 / 13:26 h.

Paco Sánchez y Eusebio Calonge.

"Lo que somos se lo debemos a América porque en España nos han dejado de lado". Así se expresa Paco Sánchez, alma máter de la compañía jerezana La Zaranda, galardonada ayer con el Premio Nacional de Teatro 2010 y que cuenta en su haber con una trayectoria cercana a los 33 años.

En declaraciones a Europa Press, Sánchez confiesa que, después de que le hayan llamado varias veces, empieza a creerse que les han concedido este premio. "No es fácil creerse una cosa así. Ha sido de sopetón porque lo que menos pensábamos ahora era en obtener un premio". Y aunque no sabe si ya tocaba, "es bastante gratificante que nos den un reconocimiento como éste".

Después de una vida dedicada al mundo de la escena desde una perspectiva muy particular, Paco Sánchez considera que La Zaranda (que se autodenomina Teatro Inestable de Andalucía La Baja) ha evolucionado muchísimo: "Hemos cambiado tanto, tanto, tanto que seguimos siendo los mismos. Al tiempo no se sabe muy bien si le importa lo que tú haces pero lo que tú haces sí que tiene que ver con el tiempo", explica filosófico.

Lo que desde luego tiene claro el fundador de la compañía es que el encuentro con el continente americano ha sido determinante en su trayectoria. "Hay una Zaranda antes de ir a América y otra después. Afortunadamente, nos encontramos hace más de veintitantos años y América nos ha dado la fuerza para seguir adelante".

En este sentido, Sánchez afirma que gran parte de lo que es hoy la compañía se lo debe "a ese mágico y maravilloso continente", donde se sienten "muy queridos país por país". "En nuestro país, salvo excepciones, nos hemos sentido dejados de lado, aunque este reconocimiento, que no nos esperábamos, por fin ha llegado".

Paco Sánchez no está de acuerdo en que se considere "teatro de culto" el que desarrollan: "Los calificativos le sobran al teatro. La creación es obediencia al misterio y no creo en estas historias, aunque hay gente que se empeñe en ello. Yo lo acepto y hasta me parece simpático", apunta.

En cualquier caso sí es importante "alimentar el espíritu, tanto como comer, y el teatro sirve para eso", apostilla.

La compañía tiene previsto viajar en breve al Teatre Lliure de Barcelona para terminar con su anterior trabajo, Futuros difuntos, y a partir de enero comenzará una extensa gira por España con Nadie lo quiere creer, que se estrenó en el Festival Temporada Alta de Girona. "Curioso título después de que nos hayan dado este premio", advierte atinado.

 


  • 1