domingo, 20 enero 2019
23:54
, última actualización
Local

La zona azul llega hoy a Bami, Nervión y Macarena entre protestas y sabotajes

Más de 3.500 nuevas plazas de estacionamiento regulado entran en funcionamiento esta mañana. La medida ha motivado manifestaciones vecinales y pintadas de parquímetros.

el 17 jun 2014 / 22:20 h.

Parquímetro de Ramón Carande, en Nervión, con pintadas. / El Correo Parquímetro de Ramón Carande, en Nervión, con pintadas. / El Correo Llegó el día. El Ayuntamiento de Sevilla activa esta mañana la ampliación del sistema de estacionamiento de pago o zona azul que ha suscitado bastante polémica y rechazo entre los grupos políticos de la oposición y los vecinos y trabajadores de las zonas afectadas. Entre ellas se encuentran por primera vez enclaves, como Bami (1.767 plazas), Macarena (229), Pirotecnia (772) y Luis Montoto (786), así como el incremento del número de plazas existentes en Viapol y Centro. Eso sí, en Los Remedios se van a eliminar por contra 400 aparcamientos. El nuevo mapa, aprobado por resolución del delegado de Seguridad y Movilidad, Juan Bueno, publicada en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), quedará conformado por un total de 7.285 plazas de aparcamiento regulado, lo que supondrá un crecimiento de 3.509 con respecto a las que había hasta el momento. Un montante final al que hay que sumar las 200 programadas para la zona de la Cartuja, que según ha matizado estos días Bueno, «no entrarán en funcionamiento hasta que la Consejería de Fomento ponga a disposición de los trabajadores de la isla todos los aparcamientos gratuitos de los que dispone». Medida que, por otra parte según insiste la Junta, «ya se ha hecho efectiva». Las últimas horas a su implantación ha llevado a los afectados a pasar a la acción. En concreto, el lunes, Bami se echaba a la calle para realizar la primera gran protesta contra la zona azul con una concentración y una marcha reivindicativa por todo el barrio. A los vecinos y comerciantes del entorno se sumaron los trabajadores del hospital Virgen del Rocío y empleados de Vovis. Ayer estas decenas de afectados presentaron un recurso en el registro municipal en el que solicitan al alcalde la paralización de la normativa y la posibilidad de «abrir nuevas opciones» para solventar los problemas de estacionamiento y movilidad que sufre la zona, blindada por la zona azul para ahuyentar a los gorrillas, como expresó en su día el Gobierno de Zoido. «Los ladrones no son los gorrillas, sino el Gobierno local que ha aprobado sin consentimiento de los vecinos una medida claramente recaudatoria que no acabará con los aparcacoches ilegales ni beneficiará al tráfico en la zona», explicó Manuel, portavoz de la recién constituida plataforma ciudadana contra la zona azul en Bami, que anoche convocó asamblea informativa en la plaza Rafael Salgado para acordar nuevas acciones reivindicativas de cara a los próximos días. Vecinos, comerciantes, trabajadores del Hospital Virgen del Rocío y Vovis se manifestaron contra la zona azul en Bami. / Carlos Hernández Vecinos, comerciantes, trabajadores del Hospital Virgen del Rocío y Vovis se manifestaron contra la zona azul en Bami. / Carlos Hernández Mientras, otros enclaves, como la zona de Nervión aprovechaba la instalación de los parquímetros para volcar en ellos su rechazo. De hecho, el instalado en la calle Ramón Carande amaneció con pintadas negras que tachaban el contador. El Ayuntamiento achacaba la obra a «un acto vandálico puntual». La avenida de Luis Montoto y la Buhaira son las calles donde será más caro aparcar, con una categoría MAR (de alta rotación y con un tiempo establecido de estacionamiento de un mínimo de 35 minutos y un máximo de 60). Un patrón que también se repite en Luis de Morales, en el tramo comprendido entre Luis Montoto y Eduardo Dato. Salvo otras excepciones –también hay calles con esta distinción en Bami, como Cardenal Illundáin, Castillo de Aroche o Rafael Salgado– el resto serán de media rotación y, por lo tanto, con un tiempo máximo de dos horas. Desde un primer momento, la resolución de la ampliación de la zona azul en Sevilla ha contado con el rechazo de los grupos de la oposición en el Consistorio hispalense. PSOE e IU critican «la ilegalidad» del proceso y la «falta de consenso y diálogo» con los usuarios. El portavoz de los socialistas, Juan Espadas, ha incidido en «la falta de información, participación, debate y consenso» en un asunto que está obligado a pasar por el pleno municipal al afectar a los ciudadanos, y en especial, «en asuntos como éste que acaban por resentir el bolsillo de los sevillanos». Un misma «voracidad recaudatoria» que también ha destacado el portavoz de IU. José Manuel García ha exigido a Zoido que «se quite la venda de los ojos» y reconozca que «tiene un problema». Por su parte, desde el Gobierno local se ha subrayado siempre que la instalación de la zona azul se ha hecho «desde el consenso» para solventar los problemas de movilidad. Fuentes municipales recordaron ayer que el plan director de movilidad del anterior Gobierno (PSOE e IU) proponían una ampliación de la zona azul que «en el caso de Triana, por ejemplo, incluía más de 3.000 plazas», por lo que se ha reducido a la mitad sobre lo proyectado.

  • 1