miércoles, 20 febrero 2019
12:57
, última actualización
Deportes

Lakers-Celtics, la gran final más clásica está servida

Los Angeles Lakers y los Boston Celtics protagonizarán a partir del próximo jueves la gran final de la NBA, con la posibilidad que Pau Gasol logre su segundo anillo de campeón. Los californianos cerraron la final del oeste ante Phoenix con un estelar Kobe Bryant (37 pts).

el 30 may 2010 / 20:40 h.

Pau Gasol.

El escolta estrella Kobe Bryant y el polémico alero Ron Artest se convirtieron en las figuras que guiaron a Los Ángeles Lakers al triunfo por 103-111 ante los Suns de Phoenix en el sexto partido de las finales de la Conferencia Oeste, que ganaron por 4-2 al mejor de siete. Gracias a la canasta milagrosa de Artest en el quinto partido y a su mejor actuación en la fase final en el sexto, consiguieron llegar a las Finales de la NBA para defender su título de campeones ante los Celtics de Boston, ganadores del título en la Conferencia Este, a partir del próximo jueves, en el Staples Center.

El triunfo milagroso en el quinto partido iba a tener doble efecto positivo para los Lakers que no sólo llegaron al US Airways Center, de Phoenix, con la ventaja de 3-2, sino que además le habían robado a los Suns el convencimiento que tenían que podían superar a los actuales campeones de liga. Además, que también generó en Artest el convencimiento de que debía seguir siendo protagonista en la serie a su estilo y manera, sin importar el haber llegado tarde al entrenamiento, ser multado, y las advertencias del entrenador de los Lakers, Phil Jackson, que no hiciese tiros de tres puntos.

Simplemente, Artest sabía que estaba inspirado, que los Suns estaban tocados y que después de la hazaña de la canasta milagrosa del quinto partido, Bryant, el líder del equipo, le dio toda su confianza para que fuese su lugarteniente, en lugar del ala-pívot español Pau Gasol. Todo resultó a la perfección para los Lakers, que vieron como Bryant, en su línea de siempre, dominó por completo a la defensa de los Suns, Artest se mostraba seguro en todo lo que tiraba a canasta y los campeones controlaban el marcador, el ritmo del partido y el duelo ofensivo entre ambos equipos. Además, los Lakers tenían el dominio bajo los aros y de ahí que poco a poco fueron imponiendo su mejor clase y consistencia en el ataque para irse al descanso con la ventaja parcial de 12 puntos (53-62) que iba a ser decisiva, porque la ampliaron en el tercero y aunque los Suns reaccionaron en el cuarto ya fue demasiado tarde.

Bryant se erigió una vez más como el líder indiscutible de los Lakers al conseguir 37 puntos, seis rebotes, dos asistencias y dos recuperaciones. Pero además surgió una vez más en los momentos decisivos, como sucedió en los dos últimos minutos del partido cuando anotó 9. Bryant simbolizó su condición de súper estrella al anotar un triple que parecía imposible ante la defensa del veterano Grant Hill, para darle a los Lakers el parcial de 100-107 y 34 segundos por disputarse. La última esperanza de remontada de los Suns se acabó ante la genialidad de Bryant, que se conforma con que alguno de sus compañeros le de un poco de ayuda extra y el resto lo pone él. Esta ayuda le llegó esta vez por mediación de Artest, que aportaba 25 puntos, cuatro rebotes, tres robos y dos asistencias. Gasol tuvo una irrelevante actuación en las estadísticas, pero válida en la labor de equipo durante los 41 minutos que estuvo en el campo. El jugador de Sant Boi aportó sólo nueve puntos, capturó siete rebotes, dio dos asistencias y puso un tapón.

Lakers y Celtics se ven por duodécima ocasión en las Finales de la NBA, el duelo más repetido, con un balance de 9-2 para la franquicia del trébol, que ha ganado el anillo en 17 ocasiones, siendo finalista en 20. Dos de sus tres derrotas en finales han sido ante los Lakers, que tienen 15 títulos en 30 finales. Acumulan tres temporadas seguidas jugando la final. 

El veterano base canadiense de los Phoenix Suns Steve Nash se quedó de nuevo sin el sueño de disputar unas Finales en su brillante y dilatada carrera deportiva tras acabar su partido número 118 de los playoffs -el que más en la historia de la NBA- con 21 puntos, nueve asistencias y cinco rebotes. 

  • 1