Local

Lamela no dimite y defiende su papel 'impecable' en el caso Severo Ochoa

De vuelta de su descanso en Baqueira, el ex titular de Sanidad de Madrid, Manuel Lamela, compareció por primera vez desde que se archivó el caso del hospital Severo Ochoa por presuntas sedaciones ilegales. En vez de dimitir, como piden muchos, defendió su gestión "impecable".

el 14 sep 2009 / 23:34 h.

TAGS:

De vuelta de su descanso en Baqueira, el ex titular de Sanidad de Madrid, Manuel Lamela, compareció por primera vez desde que se archivó el caso del hospital Severo Ochoa por presuntas sedaciones ilegales. En vez de dimitir, como piden muchos, defendió su gestión "impecable".

El consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid afirmó que su actuación respecto a este caso fue "impecable" y que en todo momento se atuvo "a la legalidad vigente y al respeto a los profesionales, incluido el doctor Montes". Lamela admitió que actuaría igual, porque lo único que hizo "fue remitir una denuncia a la fiscalía a la luz de los informes que consideraban que en el centro se producían sedaciones irregulares y una tasa de mortalidad excesiva en las urgencias".

A su juicio, no fue la Consejería de Sanidad la que indicó que "hubo mala praxis, sino los peritos del juez", que "emitieron un informe sorprendentemente más duro que el de la llamada comisión Lamela y en el que se decía que había una relación causa-efecto entre la sedaciones y la muerte de pacientes".

Por otro lado, aseguró que no comprende que le llamen irresponsable por sustituir al doctor Luis Montes como coordinador de las Urgencias del hospital, ya que "no podía consentir que se pusiera en riesgo la vida de algún paciente". Es más, aseguró que no rectificará, porque se siente "orgulloso" de su decisión.

Sobre las diligencias que tomó la Consejería de Salud, entre las que destaca el cese de Montes, Lamela, recalcó que fueron "motivadas por la falta de confianza en unas urgencias que funcionaban mal". "El hospital Severo Ochoa de Leganés funcionaba como un cortijo", manifestó Lamela.

Una denuncia anónima acusó en 2005 a 15 médicos de este hospital de cometer 400 homicidios en el servicio de urgencias. Lamela dio pábulo a la denuncia, destituyó a cinco jefes y tres supervisores y el caso quedó en manos de la Justicia. Tres años después, la Audiencia de Madrid no solo archiva el caso, sino que descarta una mala praxis médica.

Respuesta. El ex coordinador del servicio de Urgencias del Severo Ochoa, Luis Montes, respondió a las críticas de Lamela y le exigió que pidiera perdón a los pacientes "por la incertidumbre con el que llegan a consultar al servicio público de salud de Madrid".

El doctor Montes aseveró que sabía que Lamela no presentaría su dimisión porque "la soberbia con que la Comunidad de Madrid ejerce en el servicio sanitario es incompatible con la humildad que requiere una dimisión".

  • 1